Menu lateral amp
CDM Santa Isabel

Condenado el responsable del CDM Santa Isabel por humillar y causar trastornos a 7 empleados

La juez impone al funcionario municipal un año de cárcel y le obliga a pagar 33.040 euros en multas e indemnizaciones. La sentencia aprecia trato hostil con grave acoso laboral.

M.A. Coloma. Zaragoza. 30/10/2016 a las 06:00


La titular del Juzgado de lo Penal número 3 de Zaragoza, María del Milagro Rubio, ha condenado a Miguel Ángel Chaure Berges, responsable del Centro Deportivo Municipal Santa Isabel, a un año de prisión y al pago de 33.040 euros por el "grave acoso laboral" al que sometió durante más de un año a siete empleados de las instalaciones. Según la sentencia, "la situación permanente de temor, desasosiego y angustia" a la que les sometió les afectó directamente a la salud. Tanto es así, que a todos les dieron la baja por trastornos adaptativos, cuadros de ansiedad y depresión.
Por ello, además de por un delito contra la integridad moral, como pedía la acusación particular, a cargo del letrado Ramón Campos, al encausado se le condena por siete delitos de lesiones.


Según el relato de hechos probados de la sentencia, las "humillaciones y vejaciones" del responsable del CDM Santa Isabel hacia sus subordinados comenzaron a principios de 2013 y se prolongaron hasta septiembre de 2014. Durante ese tiempo, mediante gritos y braceos, les profirió expresiones tales como "inútil, no sabes nada, vago, sinvergüenza, qué coño os creéis, solo sois una mierda de trabajadores que no tenéis ni puta idea de hacer vuestro trabajo".

Al temor que infundía a la plantilla la actitud violenta y hostil del funcionario municipal se sumaba el hecho de que este les intimidase diciéndoles que les iba a abrir expedientes disciplinarios y podrían ser trasladados de destino. Como refleja la magistrada en su fallo, el acusado llegó a verbalizar que a quien no cumplía sus órdenes "se lo cargaba", que él era quien mandaba y se hacía siempre lo que él decía.

Alardeaba de otras agresiones


Según la sentencia, el responsable del centro deportivo llegaba a alardear delante de los empleados de la fuerza que tenía y de haber ganado juicios por agredir a otras personas. Pero lo cierto es que sobre él pesa una sentencia condenatoria por un delito de lesiones dictada y firme el 27 de mayo de 2014. Entonces, se le impuso una pena de seis meses de cárcel, pero no llegó a ingresar en el centro penitenciario de Zuera.

Como explicaron los denunciantes durante el juicio, Miguel Ángel Chaure generaba situaciones de tensión en cualquier momento, llegando a reprocharles, incluso, hasta que cogieran vacaciones de verano. "Les dijo que no iba a autorizarlas, que eran unos vagos y tenían mucha cara", recuerda la magistrada en su sentencia, contra la que todavía cabe recurso ante la Audiencia Provincial de Zaragoza.

Rebaja la pena por alcoholismo


Preguntado durante la vista oral por los hechos que denunciaban sus trabajadores, el acusado no los negó y se limitó a decir que no los recordaba. Su abogado, José Luis Lafarga, alegó alcoholismo crónico para solicitar a la juez que, en caso de condena, le aplicase una eximente completa. A este respecto, la magistrada explica que la pericial psiquiátrica aportada por la defensa confirma que el encausado presenta un cuadro de abuso de alcohol de años de evolución. "Ahora bien, no consta demostrado que ese deterioro de juicio y voluntad fuera total o pleno", puntualiza. Es más, recuerda que tampoco consta que en su puesto de trabajo perdiera la estabilidad o estuviera desorientado. Por todo ello, le aplica una eximente incompleta.

De lo que no tiene dudas la juez es de que fue Miguel Ángel Chaure el causante de los trastornos diagnosticados a los siete denunciantes. "De estos padecimientos el causante único y directo fue el acusado con su conducta acosadora. Y lo fue por dolo, no por simple imprudencia", concluye.




Outbrain

© HERALDO DE ARAGON EDITORA DIGITAL, S.L.U.
Teléfono 976 765 000 / - Pº. Independencia, 29, 50001 Zaragoza - CIF: B-99078099 - Inscrita en el Registro Mercantil de Zaragoza al Tomo 3290, Folio 156, Hoja Z-39438
Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual