sanidad

Los pacientes oncológicos de Teruel temen que el nuevo hospital no tenga servicio de radioterapia

El equipamiento fue demandado en 2017 por más de 35.000 firmas, pero la Asociación Contra el Cáncer dice que Sanidad "no habla claro".

Imagen de las obras del nuevo hospital de hace solo unos días.
Antonio Garcia/bykofoto

El presidente de la Asociación Española contra el Cáncer (AECC) en Teruel, Joaquín Larramendi, ha expresado su temor a que el nuevo hospital que se construye en la ciudad no cuente con un servicio de radioterapia. Y ello a pesar de que en diciembre de 2017 la Federación de Vecinos reunió más de 35.000 firmas demandando esta prestación sanitaria que evitaría a los pacientes oncológicos los largos desplazamientos a hospitales de Zaragoza para recibir el tratamiento curativo.

Según Larramendi, el Gobierno aragonés "no concreta lo suficiente" a la hora de garantizar que el nuevo hospital de Teruel dispondrá de Radioterapia. "Lo único que nos aseguran desde la DGA es que el edificio tendrá espacio para ello, pero eso es como no decir nada, necesitamos un compromiso firme", manifiesta. "No habrá radioterapia en Teruel, eso es lo que nos tememos", concluye.

Para el representante de la Asociación Española Contra el Cáncer en Teruel, el Gobierno aragonés demostraría su "voluntad real" de implantar un equipo de radioterapia incluyendo este equipamiento y el búnker necesario para su funcionamiento en el proyecto de construcción del hospital, algo que no se ha producido "Se van a olvidar de nuestra demanda", aventuró Larramendi.

Desde el Departamento de Sanidad del Gobierno aragonés señalan que esperarán a que acaben las obras de construcción del hospital "para ver cuál es el recurso tecnológico más conveniente y construir el búnker en función del aparato que se adquiera". Resaltan que la tecnología en radioterapia cambia a gran velocidad y no es posible precisar a tres años vista –el plazo que falta para acabar los trabajos– "cuál es la mejor opción".

La AECC considera que la implantación de un equipo de radioterapia en Teruel "es muy importante". Recuerda que, si bien el transporte sanitario ha mejorado en el último año al sustituir las ambulancias comunitarias por taxis en los que viajan no más de tres enfermos, el desplazamiento sigue siendo "muy molesto" para los enfermos. Los pacientes a los que se les prescribe tratamiento de radioterapia tienen que viajar a Zaragoza diariamente de lunes a viernes durante cuatro o seis semanas. Hay localidades que distan de la capital aragonesa 200 kilómetros y los afectados que viven allí realizan a diario 400 kilómetros entre ida y vuelta a pesar del malestar y la fatiga que la enfermedad y la radioterapia generan.

Larramendi alerta de que muchos de los pacientes que son sometidos a radioterapia como medida paliativa no se están beneficiando del tratamiento porque los perjuicios derivados del desplazamiento son, para ellos, mayores. "Estamos muy preocupados por la situación", dice el presidente de la AECC, quien advierte de que "las obras del hospital avanzan y no está claro que el centro vaya a incluir radioterapia".

Etiquetas