Los jóvenes invaden Cuevas Labradas atraídos por la música

Fiestas en honor de la Virgen de Cilleruelos Del 30 de agosto al 3 de septiembre.

Los jóvenes invaden Cuevas Labradas atraídos por la música

Es el fenómeno de cada verano. Municipios con escasa población y la tranquilidad por bandera se transforman por unos días en bulliciosos lugares llenos de gente, especialmente joven, que acude atraída por las espectaculares verbenas y discomóviles que organizan, no sin esfuerzo, las comisiones de fiestas. Y esto es lo que ha ocurrido en Cuevas Labradas, una localidad con apenas 150 habitantes que este fin de semana se ha convertido en punto de encuentro de cientos de jóvenes llegados de las poblaciones cercanas y ansiosos de disfrutar con la música y el buen ambiente festivo.

"Ojalá se quedaran todo el año en el pueblo", se sinceraba ayer la alcaldesa de Cuevas Labradas, Lucía Castellote, ante la certeza de que tal savia joven, que abarrotó la carpa municipal tanto la madrugada del sábado como la del domingo, daría, sin duda, un vuelco al futuro de esta localidad situada a solo 15 kilómetros de la capital turolense y afectada por la emigración.

Todos los vecinos viven las fiestas intensamente, aprovechando la presencia de los veraneantes antes de que estos regresen a sus lugares de residencia habitual. El sábado, el pueblo entero subió a la ermita de la Virgen de Cilleruelos para escuchar la misa y celebrar a continuación una comida de hermandad.

Ayer domingo, si bien con una nueva comida popular y un tobogán gigante instalado en una calle del pueblo, fue un día más calmado, pero hoy, última jornada festiva, hay previsto un apretado programa de actos para todo tipo de público. "Volveremos a darlo todo por nuestras fiestas", explicó la alcaldesa.

Cuevas Labradas se despide de sus festejos mayores con un gran concurso de disfraces y competiciones de guiñote, parchís y fútbol, así como otra gran verbena nocturna.

Etiquetas