Adjudicado el proyecto para solucionar los desprendimientos de la torre de Burbáguena

El pueblo boicoteó las elecciones locales de 2012 para exigir la rehabilitación del la iglesia, cerrada al culto por amenaza de ruina, y que volviera a abrir sus puertas.

La nueva fase de restauración se centrará en la torre de la iglesia de Burbáguena.
Jorge Escudero

El Gobierno de Aragón ha adjudicado a través del Departamento de Vertebración del Territorio, Movilidad y Vivienda la redacción del proyecto de la segunda fase de rehabilitación de la Iglesia de Nuestra Señora de los Ángeles de Burbáguena al arquitecto Sergio Izquierdo Guillén por un presupuesto de 67.345 euros y con un plazo de dos meses. Este profesional se encargó también de la primera fase de la restauración, llevada a cabo en octubre del año pasado por Contrafforte Restauro S. L. y que focalizó su actuación en la nave de la iglesia y el cimborrio.

Las obras de esta segunda fase de rehabilitación se centrarán principalmente en la torre y en la portada y su presupuesto rondará los 500.000 euros, según detalló el arquitecto Sergio Izquierdo. A estos trabajos se les unirán otros de menor entidad como arreglar las campanas o modificar la instalación eléctrica, que está obsoleta.

Tal y como ha explicado Sergio Izquierdo, a nivel estructural la mayor parte de la torre se encuentra en buen estado, pero los acabados de ladrillo están muy deteriorados y erosionados. «La parte más alta del chapitel está muy afectada porque posee varias vigas rotas y cuando el aire es fuerte o hay tormenta pueden caer piezas». Por eso –ha añadido Izquierdo– «es un peligro para la gente que pasea por debajo porque pueden caerles trozos de ladrillo».

La actuación consistirá en la consolidación de toda la torre y de la superficie exterior eliminando las piezas erosionadas y reponiéndolas por otras nuevas. Por otro lado, en el interior se tiene previsto eliminar los añadidos que se han ido colocando en las diferentes obras que se han realizado durante los últimos siglos y que chocan por su modernidad. Así como colocar nuevos cuerpos y forjados para poder acceder a la torre de manera segura, ya que las escaleras instaladas ahora son un peligro.

La primera fase de restauración se centró principalmente en la cubierta y el cimborrio, pero también se llevaron a cabo otras acciones, como la retirada del ataque biológico de líquenes y mohos, la eliminación de morteros en mal estado y tablones con peligro de desprendimientos o la humectación con agua de algunas juntas. Además, se detectó el mal estado de conservación de la torre de iglesia y se programaron los trabajos que había que realizar en dicha construcción.

La DGA invirtió 305.344 euros del Fondo de Inversiones de Teruel (FITE) de 2016 para el primer proyecto de restauración. El presupuesto necesario para la segunda fase de rehabilitación que se llevará a cabo este año aparecerá reflejado en el proyecto que redactará Sergio Izquierdo. «Con la ejecución material y los gastos generales rondarán los 500.000 euros», ha explicado Izquierdo.

Protestas y campañas

Los habitantes de Burbáguena lucharon muchos años para conseguir que se iniciaran los trabajos de restauración que se están realizando ahora. Durante décadas se han colocado parches en la Iglesia de Nuestra Señora de los Ángeles que no han solucionado ninguno de sus problemas porque el templo necesitaba profundos proyectos de restauración.

Como protesta, en el año 2012 y tras dos años de cierre al culto debido al peligro de derrumbe, los vecinos llegaron a un plante electoral y no elaboraron ninguna candidatura para las elecciones municipales hasta que no se realizaron las obras de rehabilitación que les permitió volver a oficiar misa dentro de la capilla. También llevaron a cabo distintas campañas de recaudación como la de ‘Apadrina una piedra’, una iniciativa con la que consiguieron recaudar ese mismo año 15.000 euros y así pudieron ejecutar algunos trabajos como la consolidación de pilares, la reparación de grietas y vigas y el saneamiento de las calles adyacentes al templo.

La empresa que ejecutó la primera fase de rehabilitación de la Iglesia de Burbáguena es Contrafforte Restauro S. L., con sede en Valencia, y es la misma que desarrollará las obras de restauración de la torre de la Catedral de Teruel en las próximas semanas tras casi un año de parón desde que concluyó el primer proyecto de rehabilitación.

Etiquetas