Un autobús que iba a Valencia, obligado a parar en Teruel tras un altercado con tres pasajeros ebrios

Ambos han sido forzados a bajar del autobús en la estación turolense, donde se ha hecho cargo de la situación la Policía Nacional.

Imagen de archivo de la estación de autobuses de Teruel, donde se ha visto obligado a parar el autobús para resolver la situación.
Antonio García

Tres pasajeros ebrios que viajaban en un vehículo de la compañía Autobuses Jiménez han provocado un retraso de más de hora y media en el trayecto de Zaragoza a Murcia tras causar varios altercados en el interior del autocar, han confirmado fuentes de la Policía Nacional

Al parecer, según informan testigos presenciales, se trataba de tres presidiarios que han sido recogidos en Calamocha y se dirigían al municipio alicantino de Elche. "Uno de ellos no se tenía en pie y ha empezado a molestar a otras personas causando disturbios. Ambos tenían los papeles en orden, con un permiso de libertad provisional de una semana, y aunque no ha pasado nada en realidad el retraso que llevamos ahora es de locos...", explica un pasajero zaragozano, quien detalla que el viaje estaba previsto de 15.30 a 19.30, pero pasadas las 19.40 de este jueves todavía les faltaba más de una hora para llegar a Valencia. 

Los tres ocupantes del vehículo han obligado al conductor del mismo a hacer una parada en la estación de autobuses de Teruel, donde han acudido varios agentes de la Policía Nacional. "A una chica le ha dado un ataque de ansiedad y le ha pedido al conductor que o se bajaban los tres o no montaba ella en el autobús. El conductor no sabía qué hacer y, aunque había advertido de que si pasaba algo en cualquier momento pararía y llamaría a la Policía, al final se ha visto forzado por la situación", cuenta otro ocupante.

Tras las quejas de una pasajera que viajaba en la parte trasera del vehículo, el autobús ha interrumpido su trayecto y ha estado parado cerca de 40 minutos en la estación turolense, donde ha intervenido la Policía Nacional para hacerse cargo de la situación. "El autobusero le ha explicado amablemente a esta ocupante que son tres residentes del centro penitenciario que tenía obligación de recoger, pero la chica ha dicho que si ellos continuaban el viaje, le sacara la maleta, que ella se quedaba aquí", relata un pasajero.

Finalmente, tras un retraso de más de una hora, el autobús que ha parado en Teruel ha continuado su viaje rumbo a Valencia sin los tres pasajeros que han causado disturbios. Estos han sido obligados a abandonar el autobús en Teruel, si bien ninguno de ellos ha sido detenido, según han informado los agentes. 

Etiquetas