La DGA autoriza el gasto para la construcción de las depuradoras de Castellote y Mazaleón

El importe total asciende a algo más de 1,6 millones de euros. 

Edificio Pignatelli se abre al público por el aniversario de la Constitución
G.M.

El Consejo de Gobierno ha autorizado esta semana al Instituto Aragonés del Agua un gasto plurianual para la contratación de las obras de construcción y funcionamiento inicial de las plantas depuradoras de Mazaleón y Castellote, en la provincia de Teruel.

Una vez subscritos sendos convenios de colaboración entre el Instituto Aragonés del Agua y los ayuntamientos de Mazaleón y Castellote sobre las actuaciones necesarias para la construcción y explotación de la estación depuradora de aguas residuales en cada municipio, en diciembre de 2016 se redactaron los correspondientes proyectos por un importe de 897.363 euros en el caso de Mazaleón y de 777.355 euros para la localidad de Castellote.

La financiación se realizará al 100% por el Instituto Aragonés del Agua. La contratación de las obras está prevista por procedimiento abierto con varios criterios de adjudicación y con un plazo de ejecución de 30 meses, ha informado el Gobierno de Aragón en una nota de prensa.

A estas dos depuradoras, se sumará la de Mas de las Matas que también se ejecutará durante este año. Asimismo, entrarán próximamente en funcionamiento en la misma zona las depuradoras de Castelserás, a punto de concluir, así como las de Maella y Calaceite, que se encuentra al 25% de su ejecución.

Con estas dos últimas, se completarán las actuaciones en poblaciones de más de 2.000 habitantes equivalentes que quedaban pendientes en las provincias de Zaragoza y Teruel.

Otras actuaciones 

El Gobierno de Aragón ha recordado que en esta zona están pendientes las depuradoras de Nonaspe, Valdealgorfa, Aguaviva, Cantavieja y La Iglesuela del Cid, donde se han completado la redacción de todos los proyectos y a lo largo de 2018 se llevarán a cabo los trámites necesarios para la obtención de terrenos.

Con estas actuaciones, se completa esta zona, la número 10 del plan especial, que tiene por objetivo dar tratamiento a las poblaciones con carga contaminante superior a los 1.000 habitantes equivalentes.

El Gobierno de Aragón ha abordado directamente su proyecto y construcción después de desistir de las dos concesiones de obra pública que había licitado el anterior Ejecutivo y que conjuntamente suponían un gasto de 90 millones de euros.

Concentración parcelaria 

En otro orden de cosas, el Consejo de Gobierno ha autorizado dos gastos plurianuales para la ejecución de la concentración parcelaria en los términos municipales de Blancas (Teruel) y Coscojuela-Camporrotuno (Huesca).

En el caso de Blancas, se refiere a un gasto plurianual de unos 840.000 euros para poder ejecutar las obras de caminos, previas al correspondiente proceso de licitación que tendrá lugar el año que viene.

El proyecto incluye las actuaciones necesarias para la mejora y adecuación de la red de caminos -explanación, base de rodadura, firme- como resultado del proceso de concentración parcelaria de Blancas. La citada red atiende a una superficie concentrada de 2.434 hectáreas en este término municipal.

En el caso de Coscojuela-Camporrotuno, el gasto de 50.100 euros obedece a un plurianual para tramitar la segunda fase administrativa de la concentración parcelaria. El perímetro de la zona comprende parte de los polígonos 3, 4, 5 y 6 del agregado 127, en Coscojuela de Sobrarbe, y parte de los polígonos 7, 8 y 9 del agregado 114, en Camporrotuno, en el municipio de Aínsa-Sobrarbe, con una superficie total de 966 hectáreas.

A finales de 2017, finalizó el encargo de los trabajos de las fases previas de redacción de las bases provisionales, proyecto y estudio de impacto ambiental de la misma zona de concentración parcelaria, por lo que los trabajos presentes suponen la continuación de las fases, que culminarán la ejecución de la concentración parcelaria de Coscojuela-Camporrotuno y se van a llevar a cabo mediante un encargo a la empresa pública SARGA.

Etiquetas