huesca

El valle de Chistau exige la retirada del oso Goiat tras cuatro ataques en solo 10 días

El consejero Joaquín Olona se compromete a pedir la mediación del Ministerio de Transición Ecológica para que Cataluña saque a este plantígrado de la zona.

Una fotografía del oso Goiat tomada en Cataluña.
Consejo del Valle de Arán

Los alcaldes del valle de Chistau, en la comarca de Sobrarbe, se han plantado y después de los cuatro recientes ataques del oso Goiat a ganado de la zona en apenas diez días –a ellos hay que sumar un quinto en Barbaruens, en Ribagorza– han exigido la retirada "urgente" del territorio de este plantígrado que ya el pasado verano sembró la preocupación en el Pirineo oscense por sus continuos embates.

Así se lo ha trasladado este lunes el alcalde de San Juan de Plan, Roberto Serrano, en nombre también de sus homólogos de Plan y de Gistaín, al consejero de Desarrollo y Sostenibilidad, Joaquín Olona, a quien le ha expuesto las reivindicaciones de los ganaderos a raíz del último ataque ocurrido el domingo, el primero en el término municipal de San Juan de Plan, que se saldó con una oveja muerta. Las huellas de gran tamaño encontradas por la Patrulla del Oso de la DGA y un agente de protección de la naturaleza apuntan a Goiat como autor.

Serrano ha reclamado, por una parte, aplicar el protocolo técnico de actuación incluido en el proyecto Piros de recuperación de la especie que permitió en 2016 la introducción de este oso de origen esloveno en el Pirineo occidental ya que, según el alcalde de San Juan de Plan, si se comprueba que un ejemplar no se adapta al terreno, se puede sacar de él. "No todos los animales actúan igual, pero en este caso ya se ha comprobado que tiene un comportamiento muy violento", subraya.

Además, los alcaldes del valle de Chistau también piden poder conocer con antelación la ubicación de los osos reintroducidos en el Pirineo (que son seguidos mediante GPS) para poder tomar medidas preventivas y evitar con ellos ataques a sus ganados.

En respuesta a ello, el consejero se ha comprometido a pedir al Ministerio de Transición Ecológica su mediación para que la Generalitat retire a este oso "que ha demostrado ser problemático". Ha vuelto a cuestionar la continuidad del programa de reintroducción por los problemas y sobrecostes que generan a los ganaderos y, además, cree que la geolocalización "no es ninguna solución". Por último, ha recordado que el Gobierno de Aragón tiene dos líneas de ayudas económicas para los afectados en función del número de cabezas de la explotación por la mera presencia del oso en la zona y por los daños ocasionados.

El alcalde de San Juan de Plan ha insistido, además, en los vecinos del valle también están preocupados por la proximidad de los ataques a zonas habitadas. "Eso genera mucha inseguridad e tranquilidad hasta que en verano vuelva a subir al monte siguiendo al ganado", ha asegurado. 

Etiquetas