Hallan un proyectil en las obras de la glorieta del paseo de Ramón y Cajal de Huesca

Los Tedax de la Policía Nacional se han desplazado a la céntrica vía para retirar el artefacto explosivo, que mide 40 centímetros y podría ser de la Guerra Civil.

En la imagen, el proyectil localizado durante las obras en el paseo de Ramón y Cajal de Huesca.
Rafael Gobantes

Un equipo Tedax de la Policía Nacional, especializado en la neutralización y desactivación de explosivos, ha tenido que intervenir este jueves en una glorieta del paseo de Ramón y Cajal de Huesca, donde los obreros que están trabajando en la reforma de la céntrica vía han encontrado un viejo proyectil. Al mover la tierra y comprobar que había enterrado un objeto de metal con forma de artefacto explosivo, los operarios han avisado enseguida al 091, que no ha tardado en movilizar a sus especialistas.

Según indican desde la Jefatura Superior de Aragón, se trata de un proyectil de 40 centímetros de la Guerra Civil. Se desconoce todavía si tenía o no carga o si podía entrañar algún peligro. En cualquier caso, adoptando todas las medidas de precaución, ha sido retirado de la glorieta sin incidencias y ahora será analizado.

Los vehículos volvieron a circular hace solo unos días por la calzada central del paseo de Ramón y Cajal de Huesca, una de las principales arterias de la ciudad de Huesca, actualmente inmersa en una profunda remodelación con el objetivo de que el peatón gane espacio.

Los trabajos de la primera fase, que comprenden el tramo entre el puente del Isuela y la calle de José María Lacasa, están valorados en dos millones de euros y estarán terminados la próxima primavera. Se espera que después del verano pueda comenzar la segunda fase (entre las calles José María Lacasa y Camila Gracia), con un plazo de ejecución y un presupuesto muy similares. Entre las tres fases previstas, la inversión asciende a 6,3 millones.

Visita a las obras

El alcalde de Huesca, Luis Felipe, visitó hace unos días las obras de reurbanización y mostró su "satisfacción" por la marcha de los trabajos, que ahora se van a centrar en las dos vías laterales. "Hace cuarenta años que no se actuaba en este paseo, que seguía teniendo configuración de carretera nacional en pleno casco urbano y esta remodelación es importante para cambiar la fisonomía de esta zona de la ciudad", destacó.

La segunda parte de la obra obliga a cerrar los carriles laterales a vehículos. Para favorecer la continuidad de la actividad comercial, se han habilitado cuatro zonas de carga y descarga en las calles adyacentes (José Mª Lacasa, Luis Mur Ventura, inicio de la avenida de los Danzantes y Pedro Arnal Cavero). Y los peatones pueden seguir transitando por las aceras.

El proyecto recoge la ampliación de las aceras laterales hasta siete metros, una calzada central con dos carriles de circulación y áreas de aparcamiento a ambos lados en espiga, con unas 80 plazas en total, además de zonas de carga y descarga. También habrá grandes parterres y áreas con juegos infantiles, que se ubicarán en un paseo entre los cedros, los cuales tendrán una iluminación especial con proyectores. El paseo tendrá también carril bici.

Etiquetas