Barbastro se llena de público para disfrutar del mercado y de los Esponsales de Petronila

Los organizadores van a cambiar la fecha de la próxima edición. Será en octubre, coincidiendo con el aniversario de la joven reina y para no confluir con otras citas del calendario festivo del Alto Aragón.

Taller de caligrafía en el mercado medieval organizado con motivo de los Esponsables de Petronila en Barbastro.
José Luis Pano

Las calles del centro de Barbastro estuvieron este sábado 18 de agosto a rebosar de público con motivo del día grande de los Esponsales de Petronila, que desde hace cinco años rememora el acuerdo matrimonial entre la joven reina de Aragón y el conde Ramón Berenguer IV de Barcelona. Estos hechos, considerados como el germen de la futura Corona de Aragón, ocurrieron el 11 de agosto de 1137 en la plaza de la Candelera donde anoche se volvieron a recrear.

Pero antes, la animación se adueñó de las calles. La arteria formada entre el paseo del Coso y la plaza del Mercado se llenó de vecinos y visitantes que compraron en el mercado medieval, disfrutaron de los talleres o animaciones de calle como cuentacuentos o danzas, o presenciaron las dramatizaciones sobre la muerte del rey Alfonso el Batallador sin descendencia, la campana de Huesca, la decisión de Ramiro el Monje de tomar matrimonio y engendrar a un heredero para el reino o el pacto con Ramón Berenguer IV para asegurar la dinastía de la Casa Aragón.  La plaza del Mercado fue el escenario donde tuvieron lugar estas representaciones a cargo de actores aficionados de compañías locales de teatro. Luego todos recrearían cómo pudo ser la solemne firma de los esponsales en la plaza de la Candelera hace casi 900 años.

La adversa climatología del viernes, con una intensa lluvia que obligó a aplazar actos, dejó ayer un día soleado y veraniego lo que atrajo a numeroso público.

Por las calles se pudo ver mucho turista nacional y extranjeros entre los 35 puestos del mercado medieval con todo tipo de productos artesanales. A ellos se sumó el comercio local, aprovechando para dar remate a las rebajas.

José Antonio Pérez, presidente de la Asociación de Empresarios de Barbastro, entidad que junto a Tam Tam Comunicación organizan esta fiesta medieval, valoraba la «acogida que ha tenido en el comercio local, entre los artesanos y el público. Lo que estamos viendo es el trabajo de un año de dedicación de mucha gente y de muchos actores con ilusión y ganas para que esto vaya creciendo. Se trata de revivir la historia para que no nos la cuente nadie y disfrutarla».

Por su parte, el acalde de Barbastro, Antonio Cosculluela, destacaba la transformación «de un hecho histórico en una fiesta y en una promoción de nuestra ciudad y del comercio local».

A pesar de la buena afluencia de público que se registró ayer, los organizadores van a cambiar la fecha de la próxima celebración. Será en octubre, coincidiendo con el aniversario de la reina Petronila, buscando no coincidir con otras citas que pueblan el calendario festivo del Alto Aragón.

El proyecto ‘Barbastro, Cuna y Corona’ mantiene hasta septiembre la exposición de los alumnos de dibujo del IES Hermanos Argensola sobre los primeros reyes aragoneses en el Museo Diocesano.

Etiquetas