Un 25% de los senderistas usan ya el casco opcional para recorrer las pasarelas del Vero en Alquézar

El Ayuntamiento lo ha recomendado junto a un seguro para este año, pero en 2019 podría ser obligatorio. Además aconseja hacer el trayecto en las horas de menos calor y con un calzado adecuado.

Los cascos se recogen y devuelven en la oficina de alquiler.
J. Luis Pano

La recomendación de usar casco para recorrer las pasarelas del río Vero en Alquézar, el principal reclamo turístico de la comarca del Somontano y uno de los recorridos más populares de Aragón, está teniendo una buena aceptación en su primer mes de aplicación. En junio, el Ayuntamiento habilitó una oficina para ceder cascos a las personas que lo desearan y ofrecerles un seguro para cubrir riesgo de accidente y mortandad. Ambos servicios tienen un precio de 3 euros, si bien hay que dejar una fianza de 5 euros que al retornar el casco se devuelve.

Desde que esta oficina, en el centro del casco urbano, abrió sus puertas han pasado por ella 15.000 senderistas. Más de mil personas han optado por el casco. Al principio eran pocas las que decidían usarlo, pero en las últimas semanas el porcentaje de quienes lo llevan está entre el 25% y el 30%, según las estimaciones de la oficina. El responsable de la misma, Benjamín Soto, considera que son datos "muy buenos" para ser una recomendación reciente y recalca que la mayoría de quienes lo usan la aplauden y algunos, sobre todo franceses, hasta "comentan que se podría cobrar como ocurre en otros senderos de Francia".

El porcentaje de personas que recorren las pasarelas y usan el casco es todavía mayor si se cuenta el de los barranquistas, clientes de las empresas de aventura de la zona, que llevan casco en sus descensos. Y también el de montañeros que disponen de casco de montaña y sabedores de esta recomendación ya lo portan. Así como el de ciclistas que deciden recorrer las pasarelas con su casco de bicicleta.

La oficina para ofrecer un casco gratuito y un seguro a precio módico se creó por la necesidad del consistorio de contar con una cobertura legal en caso de que se produjera algún incidente entre los 115.000 senderistas que recorren las pasarelas del Vero cada año. Además de estas, también se realizan otras recomendaciones básicas como la de recorrer las pasarelas con un calzado adecuado (no con chanclas como hacen muchos), en las horas menos calurosas y provistos de agua para hidratarse durante el trayecto, sobre todo en el último repecho.

Todas estas indicaciones, así como el parte meteorológico en caso de lluvias, están en la página web que entró en servicio esta Semana Santa y que tiene numerosas visitas y consultas.

El Ayuntamiento de Alquézar insiste que estas medidas "de sentido común" tienen el objetivo principal de prevenir accidentes. Y en segundo plano, recaudar una mínima parte para sufragar el mantenimiento de esta instalación. El año pasado el consistorio, de unos 200 habitantes, desembolsó más de 20.000 euros para trabajos de limpieza y rehabilitación de los elementos del trayecto deteriorados. Además, la Diputación Provincial de Huesca y el Gobierno de Aragón pagaron  120.000 euros de la reparación de una parte del segundo tramo que quedó destrozado por unos desprendimientos a causa de la lluvia.

Según Soto, "solo unos céntimos de los 3 euros del seguro" se destinan a hacer sostenible esta instalación "cuyo mantenimiento es muy caro pero que supone una riqueza para el pueblo con cuatro puestos de trabajo creados", a los que hay que añadir el impacto que tiene en la hostelería.

El uso del casco será opcional para esta temporada. A final de año, el Ayuntamiento hará un balance sobre la medida y se planteará si pasa a ser obligatoria. "La filosofía es que la gente vaya de forma segura. Veremos cómo responde el senderista, si los horarios son los adecuados, la opinión que nos dan… Esta primavera ha llovido mucho y hay riesgo de desprendimientos. Estamos concienciando y las estadísticas son buenas, máxime cuando venimos de un vicio adquirido de recorrerlo sin casco", señala Soto.

Máximo 400 personas al día

También se han señalizado los accesos a las pasarelas desde el casco urbano y se ha establecido un cupo de 400 senderistas recorriéndolas a la vez para evitar masificaciones. En años anteriores se han llegado a reunir en todo el trayecto de las pasarelas 1.200 personas. "Eso es una barbaridad, es un parque acuático. A partir de 700 personas ya se da ese lugar por masificado y las pasarelas se tienen que disfrutar. Cuando haya 400 personas recomendaremos a la 401 que se espere, de una vuelta por el pueblo o realice otra ruta", indica Soto.

Todas estas medidas son fruto de reuniones entre el Ayuntamiento con DPH, Gobierno de Aragón, Comarca de Somontano, Parque Natural de la Sierra de Guara, montañeros y asociaciones de empresarios. "Todos están de acuerdo en que había que gestionar el éxito y no depender de subvenciones públicas, que sea el usuario el que contribuya a las mejoras en la gestión", concluye Soto.

Etiquetas