El Ayuntamiento pagará 6.500 euros por los garajes alquilados para los afectados por unas obras

El pliego no recogía que la adjudicataria de los trabajos de reurbanización de Padre Huesca tenía que asumir el coste económico de realojar los coches

Las obras de reurbanización concluyeron a finales del pasado mes de febrero
Rafael Gobantes

El Ayuntamiento de Huesca deberá pagar los 6.534 euros que costaron las 40 plazas de garaje reservadas durante tres meses en el parquin San Antonio para los vecinos afectados por las obras de reurbanización de la calle Padre Huesca, ejecutadas entre octubre de 2017 y febrero de 2018. Ante la falta de acuerdo entre los responsables municipales y la constructora que hizo los trabajos sobre quién debía asumir ese coste, el Consejo Cultivo de Aragón lo ha resuelto.

En septiembre, el Ayuntamiento firmó con Vialex Constructora Aragonesa un contrato por 183.899 euros para reurbanizar Padre Huesca, entre la plaza Alfonso el Batallador y la intersección con la calle la Merced. El plazo de ejecución era de 5 meses.

Ante la incidencia que los trabajos iban a tener en las entradas a los garajes de los vecinos, una de las cláusulas del documento se refería al ‘Realojo de los vehículos’. Se estableció que el contratista tenía obligación de ofertar una solución concreta para realojar a los vehículos de los garajes de la zona de obra, es decir, que ‘debía proporcionar alternativa a los mismos durante la ejecución de los trabajos y minimizar en los posible las molestias a los propietarios’.

El 20 de octubre se celebró una reunión con motivo del inicio de las obras a la que asistieron los vecinos, la aparejadora y el encargado de la empresa y un oficial de la Policía Local. Desde la constructora se informó de que se había reservado la zona de estacionamiento de la calle la Merced, entre Padre Huesca y San Lorenzo, para uso exclusivo de aquellos con la correspondiente acreditación. También se les informó de que a los vehículos que no podían entrar en los garajes se les iba a proporcionar una tarjeta para estacionar sin coste alguno en la zona azul de la plaza Santa Clara y las calles Cabestany, Santo Ángel de la Guarda y aledaños.

No obstante, tanto los dueños como los arrendatarios de los garajes afectados rechazaron estas medidas y exigieron a la empresa, o en su defecto al Ayuntamiento, que se les habilitara plaza de estacionamiento en un parquin cubierto, que por proximidad tenía que ser San Antonio.

El 2 de noviembre, Aparcamiento San Antonio S. A. y el Ayuntamiento de Huesca firmaron un contrato privado de cesión de plazas de garaje por tres meses, prorrogable por semanas sucesivas, para reubicar los vehículos de los afectados por las obras de reurbanización de la calle.

La Alcaldía encargó al oficial mayor un informe sobre quién tenía la obligación de dar a los vecinos solución para el aparcamiento de sus vehículos. Según este, de la lectura de los pliegos se desprendía que correspondía a la adjudicataria solucionar esta necesidad y costearla.

En enero de 2018, el Ayuntamiento decidió pagar al parquin las factura con la intención de reclamar después a Vialex el dinero. Así lo hizo en marzo, pero la empresa insistió en que no era su obligación alegando que antes del inicio de las obras propuso a los responsables municipales que los vehículos (25) se alojaran en la zona habilitada de La Merced.

La contratista recordó que fue el Ayuntamiento, a través de la edil de Urbanismo, «de forma unilateral y yendo más allá del acuerdo pactado con Vialex, el que decidió e informó a los vecinos que realojaría a 41 vehículos en San Antonio y que se haría cargo de los gastos». A esto se añade en que en ningún apartado del contrato se dice que la empresa debe costear la medida.

Etiquetas