San Lorenzo del Flumen sufre seis robos en una misma noche

Los ladrones se hicieron con un gran botín y huyeron cuando saltó la alarma del colegio, del que pudieron sustraer nada.

San Lorenzo del Flumen sufre seis robos en una misma noche

Los cacos se cebaron ayer con la localidad de San Lorenzo del Flumen. En una sola noche, fueron asaltados seis espacios diferentes: la tienda de ultramarinos, la casa parroquial, la iglesia, el consultorio médico, el campo de fútbol y el colegio. El botín obtenido fue importante y diverso, desde un ordenador portátil hasta bebidas alcohólicas, cartones de tabaco o productos de higiene. También se llevaron los donativos entregados por los feligreses durante la Semana Santa.

Los hechos tuvieron lugar durante la pasada madrugada. La alarma del colegio saltó a las 4.00, lo que, al parecer, precipitó la huida de los ladrones, que consiguieron escapar antes de que llegaran los agentes de la Guardia Civil. A esa hora, tal y como se comprobó después, ya habían recorrido gran parte de los locales más significativos de este pueblo de colonización.

Del conjunto, la tienda fue la más perjudicada. De allí, extrajeron productos valorados en más de 6.000 euros, explicó ayer su propietario, Alberto Escartín. Para acceder al establecimiento, desatornillaron la estructura de la manivela y forzaron el bombín. Así, una vez en el interior, sustrajeron 80 cartones de tabaco, numerosas botellas de bebidas alcohólicas, chocolates, un jamón o varios productos de higiene personal. Para transportarlos, utilizaron unas cestas de pan vacías existentes en la propia tienda.

De la casa parroquial y la iglesia, se llevaron los donativos de Semana Santa y del consultorio médico, un ordenador portátil nuevo. En este último, entraron por la ventana de atrás, forzando la reja. Desde allí, también accedieron al botiquín, del que, al parecer, no se llevaron nada. Tras ello, todo indica que fueron al campo de fútbol, donde, según los restos encontrados, consumieron parte de las bebidas y comestibles sustraídos en la tienda.

Su última parada fue el colegio. Allí, gracias al sistema de seguridad, acabó su periplo. "Al saltar la alarma, han huido, sin tiempo de llevarse nada más", explicó el alcalde, Armando Sanjuan, que junto a los agentes fue el primero en personarse. También ayer acompañó a la Guardia Civil, que acudió en busca de pruebas. Mostró su "malestar" e "incomprensión" hacia la acción de los ladrones, que "han causado daños e interrumpido la prestación de algunos servicios".

Etiquetas