Los técnicos plantean un mínimo de 150 bomberos y ocho parques para el nuevo servicio provincial

El pleno de la Diputación aprueba su creación de forma "transitoria" hasta que lo asuma la DGA. La competencia en extinción aumentaría en más de un 50% la plantilla de la institución provincial.

Los técnicos plantean un mínimo de 150 bomberos y ocho parques para el nuevo servicio provincial
Rafael Gobantes

El Servicio de Prevención, Extinción de Incendios y Salvamento de la provincia de Huesca tendrá una plantilla "mínima" de unos  150 bomberos profesionales (incluidos los mandos y el personal del Ayuntamiento de Huesca) repartidos en 8 parques. Esta es al menos la recomendación de los técnicos, aunque esta dotación se puede ver modificada en función del establecimiento de sedes principales y secundarias abiertas las 24 horas, los 365 días del año, o de la realización de guardias en régimen presencial o de localización.

Las cifras figuran en la memoria redactada por la comisión especial constituida por la Diputación de Huesca hace dos meses, que fue aprobada ayer por unanimidad en el pleno, lo mismo que el protocolo de actuación y el reglamento. De esta forma, la institución dio luz verde al nuevo servicio de bomberos, que asumirá el personal de las comarcas.

A partir de ahora se redactará un plan director para determinar la plantilla y la ubicación óptima de los parques en función de la población permanente y flotante, los riesgos específicos, las estadísticas de emergencias o si son zonas turísticas o industriales. Y a partir de junio se trabajará en las comisiones mixtas para la transferencia de los recursos humanos y materiales de las nueve comarcas y los dos ayuntamientos (Jaca y Almudévar) con servicios propios, cuya plantilla es de 50 personas.

Todos los grupos de la Diputación dieron su respaldo a la creación del servicio, agradeciendo la dedicación de las comarcas y criticando la inacción del Gobierno de Aragón en este asunto al no querer asumir la competencia. De hecho, el reglamento aprobado especifica que la Diputación asume la prestación del servicio "con carácter transitorio, en tanto el Gobierno de Aragón ponga en funcionamiento una organización propia". "Ya que no hace lo que tiene que hacer, por lo menos que contribuya a financiarlo", pidió el diputado de Cambiar Luis Arduña, quien recordó que la Diputación deberá superar las limitaciones de la ley de estabilidad presupuestaria para contratar más personal.

Y es que el servicio podría incrementar más de un 50% la plantilla de la institución (de unos 240 empleados), como señaló Luis Estaún (PAR). Para él, se trata de un "cambio trascendental". También acusó a la DGA de "dejación" de su responsabilidad al no crear un cuerpo de bomberos autonómico. Lo mismo que el portavoz del PP, José Antonio Lagüens, para quien "incluso agudizó los problemas con el decreto de voluntariado". Para este, el acuerdo es "histórico", "el más importante adoptado por la Diputación en los últimos años". "Queda mucho trabajo por delante pero esto marca un antes y un después", añadió.

El portavoz del PSOE, José Luis Gállego, reprochó a la administración autonómica sus "evasivas" a las ofertas de colaboración para crear el servicio. "Solo se ha podido poner en marcha cuando la Diputación ha tomado las riendas", dijo. El propio presidente, Miguel Gracia, señaló que "ya verá el Gobierno de Aragón cuando quiere desarrollar su propia competencia, de momento nosotros vamos hacia adelante".

La votación fue recibida con aplausos por parte de los sindicatos y la asociación de bomberos profesionales, presentes entre el público. Sus representantes confían en atender las emergencias en menos de 35 minutos y en que haya una oferta de empleo público de 60 o 70 nuevas plazas, "como mínimo, a corto plazo", para tener parques abiertos las 24 horas. Pedro Calderón, del Sindicato Profesional de Bomberos de Aragón, también se refirió al papel de la DGA, a la que le exigió la organización de un servicio autonómico.

Etiquetas