Barbastro y las tapas de Semana Santa

El cocinero, de negro, y el propietario sirven tapas de Semana Santa a dos clientes del Victoria.
José Luis Pano

La Semana Santa de Barbastro, declarada de Interés Turístico Nacional, trasciende los motivos religiosos. La mayor manifestación de religiosidad popular de la ciudad del Vero es también cultura, arte y gastronomía. Desde hace siete años la junta coordinara de cofradías en colaboración con la Ruta del Vino Somontano decidieron poner en marcha la iniciativa culinaria Gastronomía de Semana Santa para ofrecer a los vecinos, pero sobre todo a los muchos visitantes que cada año pasan sus vacaciones de primavera en la comarca una alternativa de ocio y una promoción de los establecimientos locales.

En esta séptima edición, 16 bares y restaurantes ofrecen hasta el 1 de abril tapas propias de estos días –obre todo con el pescado como base– y ocho de ellos, menús con platos tradicionales de la época del año. Los establecimientos de Barbastro son el Hotel San Ramón de Somontano, Iberjabugo, La Cantina del Mercado, Victoria Gastrobar, Sabores d’ entonces, Restaurante Flor, La Bodega del Vero, Sabores d’ Entonces, Pirineos, Nueve, Pastelería Iris, El Trasiego, El Patio y VinoBar. A ellos se suman La Posada de Lalola en Buera y El Lagar del Vero en Huerta de Vero.

"Decidimos poner en marcha esta iniciativa para completar nuestro programa de actos y pensando en la gente que nos visita, sobre todo ahora que somos de Interés Turístico Nacional, para que tuvieran una oferta gastronómica junto a nuestros vinos que son una de las riquezas que tiene el Somontano", explica Silvia Peropadre, hermana mayor de la junta coordinadora de cofradías.

El ambiente que se vive estos días en Barbastro y comarca es de alta ocupación hostelera, sobre todo por el buen tiempo. "Los bares están a tope y con mucha gente de fuera. Barbastro está a reventar. Se ve mucho visitante", cuenta Peropadre, que destaca la gran afluencia de público a todas las procesiones.

Los propios hosteleros también se muestran muy satisfechos. El jefe de cocina del GastroBar Victoria, Rafael Tirado, ha preparado un filipino de calamar en su tinta y una brocheta de pollo empanado, mango y curri. "Son propuestas muy innovadoras y la gente está encantada. Nos las piden cada vez más. Está siendo una Semana Santa con mucha afluencia de público".

El restaurante Nueve ofrece menú y dos tapas: cazoleta de pulpo a la gallega y una coca de queso crema, cebolla caramelizada y tomates asados. Su propietario, Pedro Pérez, está más que contento: "Estamos desbordados de tanta gente. Hay momentos que hemos tenido que parar de dar tapas para poder dar cenas".

Etiquetas