Huesca se queda sin oferta de macrocotillones de Nochevieja por primera vez en casi 20 años

La peña Los que Faltaban quería organizar por cuarto año una fiesta en la plaza de toros, pero al final lo ha descartado.

Los oscenses no podrán celebrar la despedida de 2017 y dar la bienvenida a 2018 en una gran fiesta multitudinaria ya que por primera vez en casi 20 años, ninguna institución o entidad social organizará un macrocotillón en Nochevieja, lo que beneficiará a las zonas de bares.

La peña Los que Faltaban, que en los últimos tres años había ofrecido un cotillón en una carpa climatizada en la plaza de toros en colaboración con Albahaca y Plata, lo ha descartado este año. Su presidente, Álvaro Antoñanzas, argumentó este viernes motivos técnicos y económicos para no seguir adelante con el acto que solía congregar a unas mil personas,

Al haber expirado la concesión de uso de la plaza de la empresa Albahaca y Plata (está pendiente de que se vuelve a sacar a concurso la gestión del coso oscense), desde la peña Los que Faltaban tenían que haber asumido en solitario toda la organización y tramitación administrativa. Antoñanzas aseguró que hubo conversaciones con el Ayuntamiento para analizar los requisitos pero no llegaron a fructificar.

Desde el Consistorio les plantearon como alternativa la sala multiusos del Palacio de Congresos, donde ya se han celebrado cotillones de Nochevieja en años anteriores. Sin embargo, desde la peña también desecharon esta opción por los costes económicos que tenían que asumir. "Nos hubiera gustado celebrarlo otro año más, pero no nos salían las cuentas y aunque hemos mirado otros sitios, al final hemos decidido no organizarlo", afirmó Álvaro Antoñanzas, quien admitió que en estos últimos días "no paran" de responder mensajes que les llegan a la peña preguntando por esta macrofiesta que casi se había convertido ya en una tradición más de la Navidad oscense.

No obstante, de cara al próximo Carnaval sí que esperan retomar las celebraciones festivas de gran formato en Huesca, aunque de momento no quiso adelantar más ya que están gestionando las autorizaciones y licencias.

La concejal de Fiestas y responsable de la plaza de toros de Huesca, María Rodrigo, aclaró que aunque haya expirado el contrato de gestión de la plaza de toros, "no está cerrada" y por tanto cualquier entidad puede solicitar el alquiler de este recinto para organizar actos.

No obstante, también comentó que una de las limitaciones que tiene el coso es el aforo que ofrece (el Palacio de Congresos, por ejemplo, tiene prácticamente el doble de capacidad) y recordó que para cualquier actividad como un cotillón el promotor tiene que cumplir con todos los requisitos que establece el Decreto de Espectáculos de Aragón, que obliga a disponer, entre otras cosas, de personal para el control de acceso y servicio de vigilancia en un número que va en función del aforo del acto que se organice.

La tradición de los macrocotillones de Nochevieja se instauró en 1999 por parte del Ayuntamiento de Huesca, que durante varios años organizó una fiesta en el Palacio de los Deportes destinada sobre todo al público más adulto. Al principio tuvo una gran acogida con aforos que superaban las 2.000 personas, pero con el paso del tiempo esa demanda fue en descenso y en 2009 se decidió cancelar el cotillón, que suponía un coste de 17.000 euros para las arcas municipales, después de que en la última edición solo vendieran 458 entradas.

A partir de entonces, las peñas recreativas de Huesca (10 d’Agosto, La Parrilla, Los que Faltaban, Alegría Laurentina y Zoiti) cobraron más protagonismo promoviendo fiestas en el recinto ferial, la sala multiusos del Palacio de Congresos o la plaza de toros, aunque Los que Faltaban fue la única que todavía la mantenía.

Etiquetas