Los terrenos para ampliar el cuartel Sancho Ramírez de Huesca cuestan 1,6 millones de euros

El alcalde negocia con los propietarios la compra del suelo que el Ministerio de Defensa precisa para reabrir el acuartelamiento.

Los terrenos solicitados por el Ministerio de Defensa para la ampliación lindan con la parte trasera del cuartel Sancho Ramírez
Verónica Lacasa

El Ayuntamiento de Huesca incluirá en los presupuestos de este año una partida de unos 600.000 euros para efectuar el primer pago por la compra de los terrenos situados junto al cuartel Sancho Ramírez que Defensa ha pedido para llevar a cabo la ampliación del recinto, de cara a su próxima reapertura. Algo menos de la mitad de las 8 hectáreas que el Ejército de Tierra ha demandado para realizar estas obras son propiedad de particulares y su precio total se estima en 1,6 millones de euros, que deberán salir de las arcas municipales.

Esta previsto que las instalaciones militares, cerradas hace un año, alberguen a lo largo de 2018 y 2019 el cuartel general de la División Castillejos y su batallón, un contingente que precisa de más espacio. De hecho, a Huesca se trasladarán unos 500 soldados, el doble de los que había cuando se clausuró el pasado 31 de diciembre.

El alcalde, el socialista Luis Felipe, se está haciendo cargo de las negociaciones con los dueños de los terrenos colindantes con el cuartel, que «van por buen camino», según dijo hace solo unos días. Las parcelas que ocupará el Ejército están justo detrás del cuartel, entre la calle Siderurgia, el paseo de Ramón y Cajal y las naves del polígono Sepes que miran hacia la Ronda Industria.

Valoración externa

Una primera tasación considera que su valor suma 1,6 millones de euros. No obstante, fuentes municipales apuntan que se ha solicitado una valoración externa para comparar los datos. El alcalde, que inició los primeros contactos con los propietarios hace ya tiempo, mantiene una gran discreción sobre estas conversaciones, lo mismo que sobre las fechas en las que los terrenos tienen que ponerse a disposición de Defensa y los planes y el calendario para la reapertura. No obstante, se espera que a principios de año se convoquen vacantes en Huesca que podrían solicitar algunos de los militares que fueron trasladados tras el cierre. 

Fue a principio de este mes, después de que HERALDO adelantara las previsiones del Ministerio respecto al Sancho Ramírez, cuando admitió que el Ayuntamiento lleva trabajando al respecto con el Ministerio hace unos meses. La labor de la Alcaldía es poner a disposición de Defensa la franja de terreno que linda con el cuartel, 80.000 metros cuadrados, de los cuales más del 50% es de propiedad municipal.

La superficie que solicita el Ministerio es casi tanta como la que ocupa actualmente el cuartel Sancho Ramírez, 10,7 hectáreas que hace unos 70 años también fueron cedidas por el Ayuntamiento para facilitar la construcción de las instalaciones militares. La superficie construida es de 40.622 metros cuadrados. El resto son espacios abiertos.

En tres años

En los presupuestos de 2018, el dinero destinado a la compra de los terrenos irá en el anexo de inversiones, ya que se considerará como tal, según indicaron fuentes municipales. También está previsto que esta inversión tenga un carácter plurianual, es decir que se completará a lo largo de tres ejercicios.

El Ayuntamiento tenía decidido destinar una pequeña parte del suelo que ha solicitado Defensa al nuevo Parque de Bomberos de Huesca. Iba a ocupar 7.000 metros cuadrados de este terreno, en concreto, los situados junto a la calle Siderurgia, en el polígono industrial Sepes.

Mientras se incrementan las expectativas de la ciudad en relación con la reapertura del Sancho Ramírez, el cuartel está custodiado efectivos de la USBA San Jorge de Zaragoza . Algunas fuentes apuntan que a partir de 2 de enero está previsto que acceda al mismo una unidad de servicios (USAC) del Ejército para empezar el acondicionamiento de las instalaciones que quedaron desmanteladas a finales de marzo de este año, después de tres meses de trabajo.

La reapertura del acuartelamiento conllevará asimismo la de la residencia militar, en el paseo Ramón y Cajal y frecuentada por familias y estudiantes.

Etiquetas