El presidente de la Audiencia denuncia la baja ratio de jueces por habitante en Aragón

Las instalaciones judiciales se han modernizado y ha llegado la renovación tecnológica, pero los asuntos se siguen acumulando por falta de personal.

El presidente de la Audiencia denuncia la baja ratio de jueces por habitante en Aragón
Rafael Gobantes

La apertura del año judicial en Huesca volvió a poner de manifiesto la carencia de medios, sobre todo en personal. Todas las sedes han renovado sus instalaciones, y la modernización también ha llegado con la aplicación del expediente digital para agilizar el trabajo. Sin embargo, las causas se siguen acumulando. La solución, según el presidente de la Audiencia de Huesca, pasa necesariamente por el incremento de las plantillas. Santiago Serena se refirió a la ratio de jueces por habitantes para denunciar estas carencias: 11,1 por 100.000 en España, 19 en Portugal, 24 en Alemania y 10,6 en Aragón.


El magistrado reconoció las bondades de la aplicación del expediente electrónico, que ya está funcionando en Barbastro. "Eso quitará papel, pero el número de asuntos seguirá siendo el mismo. Tenemos una ratio de jueces por habitante de las más bajas de Europa, si no la más baja", destacó.


Al acto, celebrado en la sala de vistas de la Audiencia Provincial, asistieron fiscales y jueces, junto a representantes del Colegio de Abogados, y la directora general de Justicia e Interior del Gobierno de Aragón, María Ángeles Júlvez. También se invitó a autoridades civiles, como el alcalde de Huesca, el presidente de la Diputación o la subdelegada del Gobierno, y a representantes del Ejército y de las fuerzas de seguridad del Estado.


La Audiencia de Huesca tramitó 909 asuntos en 2015, ligeramente por debajo del ejercicio anterior, mientras que los juzgados de primera instancia, con 7.249, y los de instrucción, con 21.133, sí sufrieron un incremento, cifrado en el 3%, similar al del juzgado de lo Social (763). En las salas de lo Penal apenas experimentaron variación (650) y el que más aumentó su trabajo fue el de lo Contencioso (370), con un 10%. Los casos mercantiles descendieron (173, 84 menos), y el de violencia de género tramitó 399 asuntos. En el conjunto de los juzgados de Huesca se resolvieron 31.422, más que los que entraron, que fueron 30.242.


La situación se ha complicado en el último año por los procesos electorales. "Interfieren la marcha ordinaria de los juzgados", señaló Santiago Serena, ya que tienen "prioridad absoluta" por la premura de los plazos. El presidente de la Audiencia defendió asimismo la independencia de los jueces, pero, matizó, "además de ser independiente e imparcial, hay que parecerlo".

 

Menores y violencia de género

En el acto de apertura del año judicial, también intervino el fiscal jefe. Felipe Zazurca hizo mención especial a los menores. Se tramitaron 218 diligencias previas y 46 expedientes y se emitieron 67 sentencias (63 de ellas condenatorias). Unos datos fríos, dijo, detrás de los cuales está la necesidad de protegerlos y de defender "la finalidad rehabilitadora y la exclusión de cualquier actitud de venganza", sin olvidar la atención a las víctimas y la restitución del daño. Aunque no lo nombró, sus palabras recordaron un caso que llenó páginas de periódicos en marzo, el del adolescente que provocó la muerte de un guardia civil en Barbastro al saltarse un control de alcoholemia y arrastrarlo con el coche.


Zazurca también se refirió a la violencia de género, un problema ante el que se reaccionó "tarde", "pero en el que se ha trabajado mucho". Ante hechos de este tipo, añadió, "no se puede ser tibio ni caben matices". A las víctimas de estos u otros delitos les mandó un claro mensaje: "Que sientan la seguridad de que hay quien los defiende". No obstante, las resoluciones justas deben valorar las pruebas y respetar la ley, precisó, porque en España existe un sistema garantista donde se respetan los derechos de los encausados.

Etiquetas