Las fallas del Pirineo, a un paso de ser Patrimonio Inmaterial de la Humanidad

Si esta tradición logra este reconocimiento sería la primera de la comunidad aragonesa.

Las fallas del Pirineo están a punto de convertirse en el primer Patrimonio Inmaterial de la Humanidad de Aragón. 


Esta manifestación cultural, que se basa en dibujar figuras en el aire con una antorcha mientras se desciende un montículo, es única del Pirineo y solo se mantiene en las localidades ribagorzanas de Aneto, Bonansa, Castanesa, Laspaúles, Montanuy, Sahún, Suils y Villarrué y en el Sobrarbe, en San Juan de Plan.


Fueron los ayuntamientos de estas localidades los que, junto con sus vecinos catalanes, andorranos y franceses, iniciaron el camino de la candidatura.


Desde tiempos inmemoriales algunos pueblos pirenaicos conservan esta especial tradición para celebrar el solsticio de verano. Si se logra este reconocimiento, se trataría de la primera manifestación cultural inmaterial aragonesa en pasar a formar parte del Patrimonio de la Humanidad.

 

Etiquetas