Asesinados por ETA

"La condena de 75 años de cárcel me parece bien, pero quiero que se cumpla"

Con la presencia de sus familiares, Sallent recuerda a los dos guardias civiles asesinados por ETA hace 13 años.

"La condena de 75 años de cárcel me parece bien, pero quiero que se cumpla"
JAVIER BLASCO

Las flores y las velas llenaron este martes el fatídico lugar donde murieron Irene Fernández Perera y José Ángel de Jesús Encinas, dos guardias civiles asesinados por ETA hace 13 años al estallar una bomba lapa adosada bajo su coche patrulla. Además de las familias, también acudieron multitud de amigos, compañeros de la Benemérita, vecinos del pueblo y autoridades como el delegado en Aragón del Gobierno central, Gustavo Alcalde.


A pesar de que los dos jóvenes murieron en el año 2000, los familiares tuvieron que esperar hasta 2011 para saber la pena a la que se enfrentarían sus asesinos, Javier García Gaztelu, alias ‘Txapote’, Aitor Agirrebarrena y Asier Arzalluz, que cumplen penas de 75 años de cárcel. «La condena me parece bien, pero quiero que se cumpla», exigió María Ángeles Perera, madre de Irene.



(Más información en la edición impresa de Heraldo de Aragón) 

Etiquetas