covid-19

Ciudadanía admite que el primer brote covid en residencias se dio el 21 de febrero

La primera reunión con los directores de los centros se retrasó al 11 de marzo "por la tractorada" en Zaragoza.

José Antonio Jiménez, ayer en la comisión especial de estudio de las Cortes
Cortes de Aragón

Los primeros casos de coronavirus en residencias de Aragón se manifestaron el 21 de febrero, prácticamente dos semanas antes del primer positivo declarado oficialmente por el Gobierno de Aragón. El secretario general técnico del Departamento de Ciudadanía, José Antonio Jiménez, confirmó ayer en la comisión especial de estudio sobre la Red de Centros Asistenciales de Mayores de Aragón de las Cortes que para el 6 de marzo, la covid-19 había irrumpido ya en tres residencias: dos en Zaragoza y una en la provincia de Teruel.

Aunque estos tres brotes "fueron objeto de seguimiento por el Departamento de Sanidad y de Ciudadanía", la primera reunión informativa con los directores de las residencias no se produjo hasta el 11 de marzo. "No pudimos celebrarla hasta entonces por que, si recuerdan ustedes, se convocó la famosa tractorada, que se realizó el día 10, pero estaba prevista para días anteriores. Por lo tanto, para evitar problemas de traslado, no la hicimos hasta el día 11, que fue la primera fecha en la que pudimos", manifestó.

En dicho encuentro, al que asistieron representantes de Sanidad y Ciudadanía, se informó sobre los protocolos disponibles en ese momento y las recomendaciones de actuación. "Estábamos ante una situación nueva para todos en todos los aspectos", dijo Jiménez.

Fuentes de la Consejería precisaron que estas fechas obedecen a "lecturas posteriores", que el 21 de febrero no se tenía conocimiento de que los síntomas correspondiesen al coronavirus y que la reunión con los directores se convocó inmediatamente al verse que había episodios similares en más de una residencia.

Una de las primeras medidas del Ejecutivo, una vez establecidos todos los protocolos, fue crear centros covid para ancianos con síntomas leves. Para Mariano Fago, director del de Casetas, las medidas excepcionales adoptadas durante la pandemia "no deberían constituirse en una nueva normalidad". "La pandemia no debe poner en cuestión lo que han de ser las residencias: el hogar de estas personas", agregó. Aunque esto, precisó, no quiere decir que no haya que corregir puntos débiles.

Un cambio "a medio plazo"

Respecto al futuro modelo residencial, Jiménez avanzó que el cambio será "a medio plazo" y no tendrá efectos inmediatos. "Supondrá un aporte financiero importante que no sabemos quién tiene que trasladar", agregó.

Etiquetas