El Clínico suspenderá al menos 45 cirugías este mes por la falta de anestesistas

Ha programado 13 quirófanos cada día, tres menos de lo habitual. La plantilla tiene seis vacantes sin cubrir y cuatro bajas.Sanidad busca profesionales dentro y fuera de la Comunidad para hacer frente al problema. 

La empatía, las emociones y los cuidados en Enfermería se debaten en el Hospital Clínico
Enrique Navarro

La falta de anestesistas obligará de nuevo al hospital Clínico de Zaragoza a tener que suspender quirófanos durante todo este mes. A las seis vacantes sin cubrir se han sumado cuatro bajas por enfermedad. Ante esta situación, el centro ha programado de momento tres sesiones quirúrgicas menos cada día, lo que obligará a aplazar al menos 45 cirugías. En noviembre ya se tuvieron que cancelar intervenciones y en diciembre, según fuentes médicas consultadas, el bloque quirúrgico tampoco estuvo a pleno rendimiento.

Ante la falta de diez profesionales en una plantilla que no llega al medio centenar, el hospital Clínico ha planteado para este mes de enero 13 sesiones quirúrgicas por día en horario de mañana, cuando lo habitual es tener 16. En cada una de ellas, puede haber una o dos intervenciones, por lo que desde ayer y hasta final de mes, se aplazarían al menos 45 cirugías (teniendo en cuenta quince días laborables).

Esta reducción de actividad ha generado un enorme malestar entre muchos profesionales sanitarios, que lamentan que esta situación afecte directamente a los resultados de la lista de espera quirúrgica del hospital Clínico. Sobre todo, en aquellas especialidades que acumulan más demora, como Traumatología (con 207 pacientes que aguardando una intervención más de seis meses), Neurocirugía (con 199) y Cirugía General y Digestivo (con 158).

Además, otros especialistas han recriminado al Servicio Aragonés de Salud que durante los últimos meses haya primado el cubrir las vacantes generadas en los hospitales periféricos, sin tener en cuenta las necesidades y la actividad quirúrgica que registran otros centros como el Clínico de la capital aragonesa.

No es la primera vez que la falta de especialistas, y en concreto de anestesistas, genera problemas en los hospitales aragoneses. Con la última Oferta de Empleo Público, el Salud consiguió cubrir 49 plazas de anestesistas en diferentes hospitales de la Comunidad aragonesa, pero este movimiento generó otras 19 vacantes que se han intentado cubrir con interinidades o sustituciones.

El pasado 19 de diciembre, el Salud solo logró ocupar nueve de esas 19 plazas interinas que ofreció y diez puestos quedaron sin candidato. Según reconocieron entonces fuentes de Sanidad, ya no había más profesionales en la bolsa temporal de empleo a los que poder recurrir. En concreto quedaron desiertas una plaza del Miguel Servet, sustituciones maternales en Calatayud, Barbastro y Teruel y seis plazas del Clínico. Esas se unen ahora a las cuatro bajas por enfermedad.

Precisamente, este último centro sanitario de Zaragoza es el que más problemas está registrando en los últimos meses. En abril de 2017, los anestesistas ya se plantaron por exceso de trabajo y se negaron a hacer operaciones por la tarde. Además, el pasado mes de noviembre ya se tuvieron que suspender al menos una veintena de intervenciones programadas en horario de mañana por la falta de anestesistas y en diciembre, según algunas fuentes consultadas, el bloque quirúrgico tampoco habría estado a pleno rendimiento.

Sanidad busca soluciones

Fuentes del hospital Clínico de Zaragoza reconocieron ayer la situación generada por la falta de anestesistas, pero aseguraron que se están buscando opciones y soluciones para atajarla, dentro y fuera de la Comunidad aragonesa. Aseguraron que todas las cirugías aplazadas se reprogramarán en cuanto sea posible e hicieron hincapié en que se cuenta con todo el apoyo del servicio de Anestesia del centro.

Los problemas por la falta de especialistas se han intensificado en los últimos años. Aunque la de anestesia es una de las especialidades con más déficit, también hay otras que lo sufren o sufrirán en los próximos años. De hecho, esta circunstancia no es propia de Aragón, ya que se repite en el resto de España.

Hace unos meses, el Consejo Interterritorial de Sanidad, al que asisten representantes de todas las comunidades, trataron la cuestión. Acordaron crear un grupo de trabajo para buscar alternativas. Entre las opciones que se plantearon está la de retrasar la edad de jubilación de los facultativos -en Aragón ya se ha hecho hasta los 67 años-, aumentar plazas de formación para determinadas especialidades, incentivar a los MIR para evitar la fuga de profesionales o potenciar puestos de difícil cobertura.

Etiquetas