El precio del cordero se hunde un 10% en la época navideña

Los ganaderos están recibiendo de media ocho euros menos por unidad de cordero. Un descenso motivado por la llegada de corderos vivos de otros países y por una reducción en el consumo de esta carne.

Un rebaño de ovejas en el Pirineo aragonés
Heraldo

Las mesas navideñas aragonesas se adornan para recibir, entre otros muchos productos, a la carne de cordero. A pesar de que se trata de un momento óptimo para la venta, los precios registrados son muy inferiores a los del año pasado y el ganadero aragonés está recibiendo de media un 10% menos por unidad de cordero. “Concretamente, la diferencia es de ocho euros por unidad, que ahora se sitúa entre los 73 y 74 euros”, detalla Carmelo Heras, gerente de Casa de Ganaderos y vicepresidente de la Lonja del Ebro. No es novedad que el precio medio por cordero vivo esté registrando caídas, aunque sí lo es que sean tan notables. “Durante el resto del año, esta diferencia de precio respecto  a la temporada anterior se reduce a un 5%”, apunta Heras.

Aunque el descenso sea menor, los problemas son los mismos: la llegada de corderos de otros países y el menor consumo de esta carne. Los ganaderos navarros, a través de un acto de protesta organizado por el sindicato agrario EHNE, ya hicieron notar esta problemática en las últimas semanas cuando pararon cerca de Burguete un camión que entraba a España cargado de corderos vivos procedentes de Francia, con el objetivo de denunciar la situación que vive el sector durante todo el año y que se está viendo acuciada en esta época navideña, ya que el producto exterior no solo inunda el mercado, sino que baja el precio del producto local. “La llegada de corderos de otros países, fundamentalmente lechales procedentes de Grecia y Francia, no solo aumenta el número de corderos disponibles, sino que además se venden a precios muy baratos, lo que repercute en las ventas de los corderos nacionales”, explica el vicepresidente de la Lonja del Ebro.

“Además, en 2018 ha habido más cordero nacional que el año pasado”. A pesar de la reducción que está sufriendo el sector, pues la Comunidad ha perdido más de 2.000 explotaciones y más de un millón de cabezas de ganado en poco más de una década, según un informe elaborado por el área técnica del departamento de Desarrollo Rural del Gobierno de Aragón; durante este ejercicio, la pérdida de número de cabezas se ha estabilizado.

Asimismo, según el Panel de consumo alimentario del Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación que analiza datos desde septiembre de 2017 hasta agosto de 2018, el consumo de cordero se ha reducido en los últimos años notablemente. De cada 46,9 kilos de carne que cada español consume al año, tan solo 1,43 kilos es de carne ovina-caprina. Lo que se traduce en que ahora de esta carne se consumen 65,45 millones de kilos, un 5,7% menos. “Es la tormenta perfecta: mayor oferta junto a menor demanda”, aclara Heras para justificar los precios bajos que sufre el sector, teniendo además en cuenta que en Navidad se consume el 35% del total de la carne de ovino que se consume anualmente.

Esta reducción de precios también repercute en el Ternasco de Aragón. Los ganaderos que crían a corderos bajo las directrices de la Indicación Geográfica Protegida Ternasco de Aragón se han visto afectados. “No es inmune –justifica Heras-, por su calidad siempre mantiene su diferencia, pero los precios van en línea con el mercado”.

Casi un euro más barato en la carnicería

La buena noticia es que los consumidores deberían notar esta bajada en los precios de origen. “Los aragoneses de media se estarán encontrando el cordero entre 0,80 y 1 euro más barato, vendido por cuartos, que el año pasado”, anota el vicepresidente de la Lonja del Ebro. Por regla general, según detalla, los carniceros suelen traducir estas caídas en los precios en tienda.

Etiquetas