Crecen las muertes por neumonía, osteoporosis, caídas y gripe en Aragón

Las enfermedades del sistema circulatorio continúan siendo la principal causa de muerte en la Comunidad.

Fachada del Hospital Clínico Universitario Lozano Blesa.

El número de defunciones en Aragón aumentó un 5,4% en 2017, superando las 14.200. Según los datos publicados por el Instituto Nacional de Estadística (INE), las enfermedades del sistema circulatorio continúan siendo la principal causa de muerte en la comunidad aragonesa, ocasionando hasta 4.300. Seguidamente se encuentran los tumores, que provocaron el año pasado provocaron más de 3.800 defunciones, y las afecciones en el sistema respiratorio, con unas 1.600. Las enfermedades del sistema nervioso y de los órganos de los sentidos (897) y los trastornos mentales y del comportamiento (749) son las otras causas más repetidas en los certificados de defunción.

Es necesario puntualizar que estas enfermedades son la causa inicial por la que el paciente acude al centro hospitalario y a raíz de ella pueden aparecer otras patologías relacionadas. Aunque la conjunción de todas es la que ocasiona el fallecimiento, se tiene en cuenta como causa básica aquella que ha iniciado el proceso. De hecho, en el 2017 se informaron 3,6 enfermedades de media en cada certificado de defunción, según los datos nacionales (no existen por autonomías).

Mientras que las causas de muerte más comunes, como los problemas del aparato respiratorio, se siguen manteniendo; hay algunas afecciones cuya incidencia está creciendo en los últimos años. Según los datos recopilados en los tres últimos años, están incrementándose los fallecimientos a causa de neumonía, gripe, osteoporosis, caídas accidentales y los tumores de vejiga y encéfalo.

Mientras que en 2014 se registraban menos de 300 decesos por neumonía en Aragón; en 2017 esta cifra ascendía hasta rozar los 400. Un aumento que también se percibe en la gripe que pasa de 36 a 53 en estos tres años. Muchas de estas enfermedades están relacionadas con la edad de los pacientes y se dan casi por igual en ambos sexos. El grueso de los fallecimientos se producen en aragoneses de entre 85 y 95 años.

También han aumentado los decesos por osteoporosis y fractura patológica, que han pasado de unos 200 a cerca de 260. Las principales afectadas son mujeres de entre 90 y 94 años. Con una población envejecida como la aragonesa es habitual que se registren enfermedades de este tipo, al igual que no es extraño que cada año se incrementen las defunciones por caídas accidentales: 167 en 2017. Como en el caso anterior, son habituales entre la población con más edad (aquellos que superan los 90 años) y en mujeres.

Los tumores suponen la segunda causa de muerte en Aragón y son los de vejiga y encéfalo los que más han aumentado recientemente. El primero es más habitual en hombres de entre 80 y 90 años; mientras que el segundo tiene su pico en pacientes con una edad comprendida entre los 55 y los 65 años. El tumor de encéfalo es uno de los pocos que provoca el fallecimiento de menores. Su prevalencia es ligeramente más elevada en los hombres. 

Menos infartos

Por el contrario hay una serie de enfermedades que ya no causan tantos fallecimientos en la comunidad aragonesa. Ejemplo de ello es la hepatitis vírica, que el año pasado solo ocasionó la muerte de diez personas, mientras que en 2014, 25 aragoneses perdieron la vida por esta patología. Asimismo, se ha reducido el número de defunciones relacionadas con los tumores de labio, cavidad bucal y faringe: de 70 a 53. Esta afección se produce en hombres de 50 a 65 años. En esta misma situación se encuentra el tumor de estómago, que fue la causa básica de muerte en 173 certificados. En 2014, los decesos a consecuencia de este cáncer superaban los 200.

Los fallecimientos a causa de infartos de miocardio y por senilidad también han menguado. En el primer caso se han reducido de 540 a 491, mientras que en el segundo se ha pasado de más de 60 a solo 6. Otro de los apartados positivos es el descenso de los suicidios y las lesiones autoinflingidas. Aún así, un centenar de personas perdieron la vida en Aragón por esta razón en 2017. No hay que olvidar que todos los servicios sanitarios y de urgencias están siempre disponibles y ayudan a las personas de cualquier edad a mejorar su salud mental, y pueden intervenir para apoyar y prevenir situaciones de riesgo.

Etiquetas