OPINION

Sin ellos, más libres

por
  • Ángel Gorri
ESPAÑA NAV GOBIERNO DE NAVARRA
VILLAR LÓPEZ

Que los totalitarismos crecen abonados en el terreno de la perversión de la palabra o en la mentira está contrastado. Ya sabemos que la nueva careta política del viejo autoritarismo llama libertad de expresión al insulto y humor negro, a reírse impunemente de las víctimas del terrorismo. Ahí está el concejal podemista de Madrid Guillermo Zapata, que usando y abusando del Estado de derecho, en el que ni él ni sus colegas creen, logró una absolución por sus chistes sin gracia sobre Irene Villa y las niñas de Alcácer. Al alcalde de Zaragoza, Pedro Santisteve, tampoco le parece importante que una grapo manchada de sangre hasta las cejas se pasee por Zaragoza, por los centros subvencionados de su causa, para humillación de las víctimas de esta otra banda terrorista en su misma ciudad. Los nuevos libertadores tienen la piel muy fina y el pellejo muy basto. Defienden la libertad de expresión de raperos que quieren balas y censuran -violencia sexista, alegan- a artistas como los zaragozanos Amaral. Esta vez, por imposición del Gobierno navarro que preside Uxue Barcos, otra libertadora de pro cuyo único objetivo es vender la Comunidad Foral al independentismo vasco. El pecado de Eva es cantar ‘Sin ti no soy nada’. Su penitencia, la de casi todos porque son minoría, es que sin ellos seríamos más libres.

Etiquetas