El debate del cambio de hora llega al campo: "Nosotros nos regimos por momentos"

El presidente de Asaja Huesca, Fernando Luna, ha apuntado que sí que es cierto que la conciliación tanto familiar como social mejoraría con el horario de invierno.

“En el campo, nosotros nos regimos por momentos, no por horas”
García/bykofoto

Con la inminente llegada del cambio de hora (en la madrugada del 27 al 28 de octubre habrá que atrasar los relojes una hora, de las 3.00 a las 2.00), vuelve el debate sobre el huso horario de España y la conciliación. Y es que el debate sobre qué modificación horaria le conviene a España se encuentra en cada sector desde que Europa anunciase que los cambios de hora estacionales, que se impusieron a mediados de los setenta a raíz de la primera crisis del petróleo, podrían tener los días contados, ya que muchos aseguran que el objetivo de ahorrar energía y aprovechar al máximo las horas de sol ha dejado de tener sentido actualmente y que acarrea más perjuicios que beneficios. 

Agricultores y ganaderos han querido dejar claro, a través de un comunicado emitido por APAG Extremadura ASAJA, que tanto la conciliación familiar como la social mejorarían si el país se acogiese al horario de invierno. "En nuestro trabajo es difícil conciliar y claro, si anochece antes, en la mayoría de ocasiones, nos resultaría más sencillo", explica Fernando Luna, presidente de Asaja Huesca. Pero esta sería una medida únicamente en favor de facilitar la conciliación, el consumo cultural o el ocio, ya que como aclara: "Nosotros nos regimos por momentos, no por horas".

Y es que los agricultores no solo se adaptan a las horas de sol, sino que también deben tener en cuenta la meteorología del momento. Por ejemplo, como apunta Luna, "cosechar, cortar o rastrillar va ligado a la humedad". Para vendimiar, recoger guisantes o todo lo relacionado con la mecánica de la alfalfa, las temperaturas marcan la hora, por eso hacerlo por la noche resulta más conveniente. "Nos adaptamos según la meteorología de cada año, las temperaturas y la humedad del momento".

De ahí que, como aseguran desde el sector, el campo haya invertido mucho en tecnología moderna en los últimos años. "No solo nos permite trabajar sin pasar frío ni calor extremo, sino que además nos permite realizar las labores del campo cuando toca, sea la hora que sea y haya luz o no, de una forma segura, pues nosotros trabajamos cuando se puede, cuando el tiempo lo permite". De esta forma, la maquinaria cuenta, en la mayoría de los casos, con tecnología que posibilita que el agricultor esté en el campo a cualquier hora del día, independientemente de si hay sol o no.

Por este motivo, el presidente de Asaja Huesca termina apuntando que "en Aragón, donde hay una amplia diversidad de cultivo, es muy complicado proponer qué horario mejoraría nuestra conciliación, la de los agricultores, ya que dependerá de a qué se dedique cada uno y también de la evolución meteorológica de cada día. Hemos estudiado a fondo cómo nos afectaría este cambio que se propone y hemos llegado a la conclusión de que nosotros trabajamos cuando se puede, independientemente de la hora".

Pie de foto: Una explotación de almendros en Sarrión. Antonio García/bykofoto

Etiquetas