Frases que tu madre te dijo (o te dirá) al independizarte

Si has decidido volar del nido y quieres evitar el “te lo dije” materno, no dejes pasar por alto estos consejos de madre.

Elegir los colores sufridos para los muebles es uno de los consejos de madre más acertados.
Freepik

Los españoles son los europeos que más tardan en independizarse y es que no es nada fácil. Aunque parece haber una edad ideal para ‘volar del nido’cada joven lleva su tiempo y se adapta a las circunstancias que le toca vivir. Si eres de los vas a dejar de escuchar frases que tu madre siempre repite como “como vaya yo y lo encuentre” o “esto no es un hotel”; enhorabuena, ya puedes darle la bienvenida a la independencia y con ello, a aprender a poner una lavadora sin sustos y a ser consciente de cosas del hogar que antes no sabías que ocurrían. Pero ojo, pese a estar fuera de las paredes de tu casa materna, si quieres librarte de unos cuantos “te lo dije”, adelántate a ese instinto innato en las madres y sigue estos consejos que todas ellas han dicho cuando sus ‘polluelos’ han echado solos a volar.

  • “Abre todas las cajas”. De lo contrario, se quedarán sin abrir durante mucho, mucho tiempo. Un truco para tener todo ordenado es transportar las cosas de casa de tus padres a tu nuevo hogar en cajas por colores. Cada color, irá a una habitación. Así, ordenar tus pertenencias será mucho más fácil después.
  • “No olvides comprar ropa de casa”. ¿Qué? ¿Ropa de qué? Aunque son muchas las personas que se llevan las toallas y sábanas de un hotel hay que invertir y adquirir varios juegos de calidad. Esto también se aplica a las cortinas y a la mantelería. Se horrorizará si ve hules o servilleta de papel.
  • “Ten una vajilla buena”. ¿Te acuerdas de aquel plato que regalaban al comprar dos menús en una cadena de comida rápida? ¿O de esos que te tocaron en una tómbola? Olvídalos (los de plástico también) y ten una vajilla para diario y otra para ocasiones especiales.
  • “Ten la casa recogida y ordenada”. Si ya lo decían con tu cuarto, ¿cómo no iban a decirlo con una casa entera? Se apoyará (con toda la razón) en argumentos como que encontrarás antes las cosas y la casa ganará amplitud visual. Si no sabes cómo empezar, mira estos consejos y recuerda: según la ciencia, limpiar la casa nos hace más felices.
  • “Haz limpieza de armario”. Aprovecha el cambio para ordenar toda tu ropa. Aunque hay trucos para hacerlo, no siempre es fácil, pero lo agradecerás en tu nueva casa. También es buen momento para hacer limpieza de apuntes porque ¿acaso vas a repasar el proceso de fotosíntesis que estudiaste en segundo de primaria?
  • “Elige colores sufridos”. Avisamos: aquí tienen más razón que un santo. Además de que será más fácil de disimular cualquier mancha, te evitarás quebraderos de cabeza a la hora de limpiar.
  • “Busca un sitio para la plancha”. A muy poca gente le gusta planchar, y menos ahora que hay trucos para hacerlo menos, pero hay prendas que si que requieren plancha.
Cambiar la cerradura, no llenar la casa de trastos y aconsejarte tener buena relación con los vecinos son otras de las perlas que todos los padres dicen a sus hijos, cuando estos se van de casa. Escúchales. Para ellos también es un momento ilusionante aunque duro: la persona a la que siempre han protegido bajo sus brazos, echa a volar sola.

- Ir al suplemento Heraldo Joven

Etiquetas