Luis Rasal: "Casos como el de Idental volverán a ocurrir mientras se permita la publicidad engañosa"

Luis Rasal, presidente del Colegio Oficial de Odontólogos y Estomatólogos de Aragón, cree que en España hay 'barra libre' para este tipo de franquicias odontológicas.

Luis Rasal, presidente del Colegio de Odontólogos de Aragón, en su consulta
Oliver Duch.

Volvemos a estar ante otra presunta estafa sanitaria con una franquicia odontológica como protagonista. ¿No hay manera de evitar estos casos?

No es fácil. Esto mismo ya pasó con Dental Line, una red de clínicas que echó la persiana en 2009 en toda España y dejó a cientos de pacientes con sus tratamientos a medias. Solo que ahora, lo de Idental es mucho más gordo. habla de 300.000 afectados en todo el país. En mi opinión, podemos estar ante el mayor escándalo sanitario dental de España. Y lo peor de todo es que volverá a ocurrir.

¿Por qué afirma con tanta seguridad que volverá a pasar otra vez?

Porque yo creo que mientras no se regule la publicidad de estos servicios seguirán surgiendo, cada cierto tiempo, estos escándalos. Estas franquicias no se han implantado en otros países porque no se se pueden publicitar. Pero aquí hay barra libre. Esta gente vive de la publicidad y de la publicidad engañosa, además. Y en temas de salud habría que exigir una información rigurosa, leal, veraz y prohibir que se venda humo.

Los afectados transmiten una sensación de desamparo, de falta de protección y control.

En España, estas clínicas han proliferado porque ha habido permisividad. Y no se ha ejercido un control sobre estos centros. Desde el Colegio de Odontólogos y Estomatólogos de Aragón llevamos avisando de esta situación desde hace dos o tres años. En España, las clínicas dentales tienen una regulación deficiente. La Administración no considera los tratamientos bucodentales como un servicio sanitario, sino como un producto de consumo. ¿A alguien se le ocurre que un carnicero, por ejemplo, pudiera abrir una notaría o una farmacia? Pues sí puede abrir una consulta odontológica. No hay ninguna obligación legal de que estos centros deban ser regentados por dentistas, que sus socios mayoritarios tengan que ser profesionales de esta especialidad médica.

Pero, el Colegio ¿no puede hacer nada, no puede actuar?

Algunos afectados nos están criticando que hayamos ido avisando, pero que no hayamos actuado. Pero es que un colegio profesional no puede actuar en una empresa. Tenemos un cierto control sobre los colegiados, pero no podemos intervenir en un negocio privado. El Colegio está para velar por la salud de los ciudadanos y el bienhacer de los dentistas. Y aquí, lo irregular es la forma de actuar de estas empresas.

En las clínicas de Idental trabajaban dentistas, ¿qué responsabilidad tienen estos profesionales en casos como el que nos ocupa?

Siendo conocedores de lo que estaba pasando, podían haber dicho: «Hasta aquí». O podían haber presentado quejas. El Colegio no se está lavando las manos: hemos avisado, hemos iniciado la apertura de expedientes a colegiados cuando, tras ver a pacientes que han acudido a preguntar y a asesorarse, hemos visto que lo hecho podría no ajustarse a nuestro código deontológico. No podemos hacer más. Ahora estamos atendiendo a los damnificados para valorar su estado clínico y plantearles alternativas.

¿Cree usted que falta hacer pedagogía, de cara a los ciudadanos?

Lo que hay que pedirle al ciudadano es que no peque de ingenuo, que no se fíe de los que ofrecen duros a peseta. Estas clínicas tienen un interés económico, no sanitario. Desde el Colegio hemos hecho alguna campaña informativa recomendando a los ciudadanos que no se dejen engañar con ofertas publicitarias que no son reales: que miren bien la letra pequeña, que se fijen en los ‘desde’ y los asteriscos que suelen acompañar a la mayoría de las ofertas publicitadas por estas clínicas. Que no vayan a un profesional por la publicidad, inducidos por los famosos que salen en los anuncios, sino por la confianza que le tienen o las referencias que de él dan sus familiares y amigos.

Quizá es que existe la sensación de que la atención bucodental es excesivamente cara, que los dentistas se forran.

La gente tiene el prejuicio de que los dentistas somos caros, pero el servicio odontológico no es caro, es costoso. La salud dental no está incluida en la Seguridad Social, por lo que todo lo relacionado con la odontología nos parece caro, pero ¿cuánto nos costaría pagar de nuestro bolsillo una operación de prótesis de rodilla? Los dentistas actuamos como instrumentistas, anestesistas, cirujanos y supervisores y lo hacemos todo en una sola intervención.

Reclamos fraudulentos y prácticas comerciales agresivas 

El presidente del Colegio Oficial de Odontólogos y Estomatólogos de Aragón, Luis Rasal, asegura que la publicidad engañosa y las prácticas comerciales agresivas están en el origen de casos como el de Idental.

Los damnificados han explicado el modo de operar de esta franquicia que, de entrada, utilizaba como señuelo la promesa de ‘subvenciones’ que los clientes interpretaban como la posibilidad de acceder a ayudas públicas, estatales.

En realidad eran ‘descuentos’ que la clínica aplicaba a presupuestos previamente hinchados, que los pacientes financiaban con créditos bancarios.

Pero el engaño no solo lo empleaban con los ciudadanos. Al parecer, también los dentistas que prestaban allí sus servicios eran captados con el reclamo de un supuesto máster para realizar implantes avalado por una universidad española que, en realidad, ni siquiera tiene Facultad de Odontología.

Estos profesionales, generalmente recién colegiados, no tenían en su mayoría la formación adecuada ni la experiencia suficiente para hacer los tratamientos complejos que ofrecían a los pacientes.

Por ello, algunos afectados no solo se han quedado sin dinero y con un problema estético, sino con serios perjuicios sanitarios.

Etiquetas