El aeropuerto opera ya con normalidad tras las fuertes tormentas

Este domingo tuvieron que desviarse dos vuelos a Barcelona y otros nos no salieron de la terminal zaragozana

Varios pasajeros, este lunes en el aeropuerto de Zaragoza
Aránzazu Navarro

El aeropuerto de Zaragoza opera ya con normalidad tras las fuertes tormentas registradas en Aragón este domingo. Las lluvias, el viento y el granizo obligaron a desviar dos vuelos procedentes de Palma de Mallorca y Londres a Barcelona, lo que hizo que los otros dos que tendrían que haber salido de la capital tampoco despegaran.

Aunque el agua provocó inundaciones en varios puntos de la terminal, fuentes de Aena confirman que las pistas no tuvieron que cerrarse. Fue la propia tormenta la que hizo que los aviones tuvieran que desviarse en aproximación.

A los pasajeros afectados se les ofreció un bus desde Barcelona y aquellos que no llegaron a subirse al avión se les reubicó en el vuelo a Palma de Mallorca de este lunes. A algunos, no obstante, se les tuvo que buscar un billete nuevo "por falta de disponibilidad" de asientos en el trayecto de hoy.

Los propios trabajadores del aeropuerto confirman que hubo momentos "de mucho lío" y recuerdan que esta "no es la primera vez" que se produce un suceso de estas características. La previsión es que los vuelos de hoy salgan con total normalidad si no se producen más incidencias meteorológicas en Zaragoza o en los aeropuertos de destino.

Etiquetas