Begoña García: "Las medallas demuestran la fuerza del deporte femenino"

Begoña García Grau (Zaragoza, 1995) es jugadora internacional absoluta en el equipo nacional de hockey sobre hierba.

Begoña García muestra su trofeo.
Heraldo

Entre el tercer título mundial de Carolina Marín y la medalla de bronce de la selección de hockey hierba, ¡vaya fin de semana!

Sí, sí. La de Carolina era esperada. La nuestra, no sé… Pero el caso es que la hemos logrado. Con mucho esfuerzo, pero la conseguimos. Estas medallas demuestran la fuerza del deporte femenino español.

Y eso que comenzaron el Mundial con el pie cambiado...

Perdiendo contra Argentina, pero el final ha sido pletórico, con la medalla de bronce en un auténtico partidazo ante Australia. Perdimos ante Argentina 6-2. Después, contra Sudáfrica ganamos 7-1. Luego perdimos 3-1 con Alemania. Todo esto en la fase de grupos.

Sin embargo, se crecieron en octavos. Ganar o morir. Y donde siempre moría España, ganaron. España por fin sabe competir.

El partido de octavos no era sencillo. Nos cruzamos con Bélgica y ganamos por penaltis. Nos volvimos a cruzar con Alemania en cuartos y ganamos 1-0. La semifinal fue con Irlanda...

Pena máxima, y nunca mejor dicho...

Sí, caímos por penaltis. En la final de consolación, la medalla llegó tras un triunfo muy claro (3-1).

Qué pena. ¡Qué habría pasado de jugar una final así...!

Nunca se sabe. Holanda le metió 6-1 en la final a Irlanda. Holanda era la favorita.

Desde el sorpresón en Barcelona 92, no había ocurrido algo igual.

El mejor puesto había sido la cuarta plaza del Mundial 2006, pero después no nos habíamos clasificado para los Juegos de Londres 2012 ni para el Mundial anterior de Holanda. Había habido unos años de bajón. Después de Londres se cambió de entrenador. Ahora es Adrian Lock.

La medalla parecía una entelequia...

La clave es que el equipo se ha sabido crecer.

Dicen que la fuerza de España reside en el colectivo.

Desde luego. Teníamos que correr y defender todas juntas. Si no, estábamos perdidas.

¿Y usted qué ha aportado?

Todo lo que he podido. Juego de delantera. Ahora tengo 23 años. Los cumplí en julio. Estaba concentrada en Londres. Siempre me toca el cumpleaños cuando estoy concentrada…

¿Es jugadora profesional?

Tengo una beca ADO. Entreno mucho, muchísimo. Además, estudio un Grado en Edificación. Es una Arquitectura Técnica. Vivo en Madrid desde los 17 años, cuando llegué al Centro de Alto Rendimiento (CAR).

Es la única aragonesa del equipo nacional.

Ahora quizá salga alguna más, pues por fin hay un equipo femenino en Zaragoza, el Honigvogel. Yo lo tuve más complicado.

¿Por qué?

Cuando yo quería jugar, no había equipo femenino.

¡Qué mérito llegar hasta un podio mundial salvando tantos obstáculos!

Mi hermano, que tiene 31 años, empezó a jugar en el colegio Antonio Machado. Le veía jugar. Yo, como no podía jugar en Zaragoza, tenía que irme a Valencia todos los fines de semana para competir. Así fiché por el club Xaloc de Valencia.

¡Qué esfuerzo!

Yo iba en autobús. Entonces estudiaba Primero de Bachillerato. Tenía solo 16 años. Mis padres me acompañaban hasta la estación y luego iba sola en el autobús hasta Valencia. Iba el viernes, entrenaba y jugaba el sábado.

¿Y dónde dormía?

En casa de una compañera. Después, me fui a Madrid para continuar con mi progresión. Ahora ya me he marchado a un piso. Estuve cinco años en el CAR. Sigo entrenando en el CAR, pero ahora vivo de manera independiente.

Las casualidades no existen. Por algo ya acumula 110 internacionalidades absolutas con España.

Soy internacional desde 2014, desde que tenía 19 años.

En casa ¿qué dicen…?

Mi hermano Guillermo sigue jugando a hockey. Es profesional en Bélgica. Mi madre, Montse, está un poco triste porque los dos hijos ya se han ido de casa. Pero en el fondo está muy orgullosa, igual que mi padre, Carmelo. Mi hermano también se fue a Madrid con 17 años.

Una gran trayectoria deportiva, Begoña...

A ver si la podemos continuar ganando más títulos. Ahora esperan el Preolímpico y los Juegos que se celebrarán en Tokio.

Etiquetas