El aeródromo de Santa Cilia registra ya más de 4.000 horas de vuelo este año

Todo apunta a que la cifra aumente respecto a 2017, cuando se contabilizaron en total 5.200 salidas.

El aeródromo de Santa Cilia registra ya más de 4.000 horas de vuelo este año
Fly-Pyr

El aeródromo de Santa Cilia, en La Jacetania, ha registrado 4.000 horas de vuelo en lo que va de año y todo apunta a que se supere la cifra de 2017, cuando se contabilizaron en total unas 5.200 salidas. Con un arranque de temporada un poco “flojo”, según ha indicado el director de las instalaciones, Luis Ferreira, los últimos dos meses han experimentado un repunte.

Las malas condiciones meteorológicas empañaron el inicio de año, con cancelaciones de vuelos, pero se cree, a la vista de los datos obtenidos hasta ahora, que se cierre 2018 con un aumento de al menos un 5%.

Las instalaciones, que son propiedad del Gobierno de Aragón y están vinculadas a Turismo, suponen al año unas 9.000 pernoctaciones en la zona, según los datos facilitados por Fly-Pyr, empresa encargada de la gestión del aeródromo. En concreto, en 2017 se generaron 8.200, una cifra que se espera también aumentar al término de este año.

Inmerso en plena temporada alta, el último gran evento celebrado en este espacio, la pasada semana, reunía a pilotos de España, Francia, Bélgica y Reino Unido. El recinto se llenó hasta la bandera para presenciar los vuelos de estos profesionales, que se pudieron ver desde gran parte de la comarca.

Según explican desde Fly-Pyr, además de mover al público aficionado a los vuelos hasta el aeródromo, las actividades organizadas allí revierten en toda La Jacetania. “Es un importante recurso turístico que favorece la economía y el desarrollo de las localidades más cercanas”, aseguran. “Los actos celebrados recientemente con motivo del 20 aniversario del aeródromo han contribuido a darnos a conocer entre la población más cercana”, añade Ferreira, que reconoce que las instalaciones son más famosas para personas que no residen en la zona.

De hecho, los pilotos que acuden a Santa Cilia suelen llegar desde lejos y viajan acompañados de familiares y amigos. Estos aprovechan su estancia para realizar otras actividades o conocer la zona mientras se realizan los vuelos, lo que contribuye positivamente a la economía de la comarca y del resto de la provincia de Huesca.

Las buenas condiciones meteorológicas que se están experimentando en las últimas semanas es uno de los factores que desde el aeródromo se consideran clave para el éxito de esta temporada. Gracias a ello, el pasado jueves, fue posible realizar un vuelo de más de 750 kilómetros. En un velero y en una sola jornada, los pilotos cubrieron gran parte del Pirineo, desde el Valle del Roncal hasta la Cerdanya francesa.

Etiquetas