Las hortalizas lideran el auge de la agricultura ecológica en Aragón

Esta nueva forma de producción se está asentando en el campo aragonés mostrando una tendencia a la alza, aunque en menor medida que en el conjunto del país donde se incrementó en un 3% en 2017, mientras que en la Comunidad no llegó a alcanzar el 1%.

Huerta ecológica en Movera
Heraldo.es

La hegemonía del cereal en los cultivos ecológicos aragoneses continúa, pero su tendencia a la alza está decayendo. En cambio, otros productos ‘eco’ como las hortalizas están demostrando un incremento más que notable en el último año, ya que, según los datos ofrecidos por el ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación, han aumentado su presencia pasando de 415 hectáreas en 2016 a alrededor de 735 en 2017.

“No me cabe duda de que el consumo de hortalizas ‘bio’ está creciendo y que esto tenga una repercusión directa en el campo”, así de contundentente se ha mostrado José Miguel Sanz, presidente del comité aragonés de Agricultura Ecológica. “Cada semana nos encontramos con un gran número de personas que se acercan hasta el mercado agroecológico, que se celebra cada sábado en la plaza del Pilar de Zaragoza. Los consumidores son cada vez más conscientes y las hortalizas son un producto básico en la alimentación”.

Junto a las hortalizas, los productores están incorporando la agricultura ecológica a los tubérculos, legumbres y cultivos industriales (como las plantas medicinales, aromáticas y condimentarias). Una apuesta que hace que su presencia se incremente y que, en conjunto, todos estos estos productos biológicos ya rocen las 3.000 hectáreas cultivadas, cuando hace un año tan solo sumaban 2.042 hectáreas. Un aumento considerable pero que por el momento no es suficiente, ya que tan solo representan el 5,14% de la superficie agrícola dedicada a este método de producción. “A pesar de las pocas hectáreas, estos datos lo que demuestran es que este sistema de producción no es una moda pasajera, sino que ha llegado para instalarse en nuestra sociedad”, asegura Sanz.

Los frutos secos, sobre todo la almendra, los viñedos y los olivares son otros de los cultivos que se decantan en Aragón por este método de producción y que mayor aceptación están teniendo, ya que las hectáreas dedicadas a ellos siguen creciendo. Los olivares ya superan las 3.000 hectáreas, los frutos secos rozan las 2.500 y los viñedos se quedan en 1.400 tras haber sufrido un aumento en el último año de casi un 19%. Asimismo, las tierras en barbecho con la etiqueta ‘eco’ siguen creciendo y representan alrededor de un 27% de la superficie agrícola dedicada a este método de producción.

Por el contrario, el cultivo de cereales ‘eco’ ha sufrido un retroceso, aunque por el momento no es completamente significativo, ya que ha descendido alrededor de un 1% en 2017 respecto al año anterior. “El problema de este sector -explica Sanz- es que no cuenta con la infraestructura suficiente para sacarle rentabilidad al producto y, en ocasiones, el agricultor se ha visto obligado a vender sus artículos con certificación ‘bio’ en el mercado convencional”. Aun así, desde el comité aragonés de Agricultura Ecológica se muestran optimistas y confían en que el cereal crecerá, sobre todo el trigo, debido a que la pasta es un producto potencialmente muy demandado y asentado en la sociedad.

A pesar del retroceso que ha sufrido el cereal ecológico, este sigue manteniendo una destacada presencia en el campo de la Comunidad, hasta representar un tercio de campo ‘eco’ aragonés. De hecho, en Aragón, se encuentra Pastas Romero y la harinera Villamayor, una de las grandes productoras de sémola del país, y ambas, desde hace años, apuestan por estos productos ecológicos.

Aragón, a la cola de la agricultura ecológica

A pesar de que las hectáreas dedicadas a este método de producción respetuoso con el medio ambiente siguen creciendo en Aragón, lo hacen a un ritmo más lento que en el conjunto del país. Mientras que la superficie ecológica en España alcanza ya casi los 2,1 millones de hectáreas, un 3,1% más que en 2016, en nuestra Comunidad la producción ‘eco’ tan solo se ha incrementado un 0,75%.

Concretamente, Aragón tiene 56.885 hectáreas, una superficie que sabe a poco teniendo en cuenta su extensión y presencia en el sector primario. A pesar de los datos, desde el comité aragonés de Agricultura Ecológica confían en que este método de producción despegue en Aragón, ya que “hasta ahora era un tema residual, pero en los últimos años se están consiguiendo grandes logros”, asegura su presidente.

Con esas 2.082.000 hectáreas, España se mantiene como el primer país de la Unión Europea en superficie agrícola dedicada a este método de producción y uno de los cinco más importantes del mundo. Las hectáreas de la Comunidad aragonesa tan solo suponen un 2,73% de la dedicada en el conjunto del país, unas cifras que la sitúan en la octava región. Por delante, Andalucía aporta un 46,8% de la superficie que en España se dedica al cultivo ‘eco’, poniéndose a la cabeza en este tipo de agricultura.

Etiquetas