Descubiertas pinturas más antiguas y de mayor calidad en la catedral de Albarracín

Las obras han sido rescatadas en dos retablos, trabajados dentro de un curso de restauración de la Fundación Santa María de Albarracín.

Descubiertas pinturas más antiguas y de mayor calidad en la catedral de Albarracín
Fundación Sta María de Albarracín

Restauradores profesionales han descubierto unas de las pinturas más antiguas y de mayor calidad encontradas hasta la fecha en la catedral de Albarracín. Los trabajos han formado parte de un curso de posgrado organizado por la Fundación Santa María de Albarracín que está próximo a su finalización.

El curso comenzó el 18 de junio y forma parte del ciclo de restauración y conservación que se organiza todos los años y que ha alcanzado su edición número 21. Durante tres semanas, diez alumnos altamente preparados y coordinados por Ignacio Barceló han llevado a cabo una intervención integral en dos retablos de estilo y técnica de ejecución completamente distintos.

En concreto, se trata del retablo de San Juan Bautista y otro barroco de madera dorada. El primero se sitúa en la capilla de acceso desde la plaza de la catedral. Es de madera vista, sin policromar y data del siglo XVII. Las tablas halladas en él se han fechado en torno al año 1530 y, según indican desde la Fundación, podrían ser las pinturas más antiguas conservadas en la seo.

Las piezas se han descubierto bajo capas de barniz y suciedad acumulada con el paso de los años. “Sorprenden por su calidad pictórica y cromática”, aseguran desde la Fundación. Destacan el colorido tanto en las figuras como en los paisajes.

El otro retablo trabajado se encuentra en el arco de acceso a la capilla del privilegio. Sobre éste comentan la labor de extracción de los lienzos y su posterior reinstalación tras la restauración.

Todos los trabajos se han realizado in situ, en la propia catedral, donde los alumnos se han enfrentado a numerosos retos profesionales debido, principalmente, a la diferente técnica artística con la que se creó cada retablo.

El objetivo de este curso, así como el de todos los que componen el ciclo que organiza anualmente la Fundación, es garantizar la correcta conservación y perdurabilidad de los bienes restaurados. En este caso, se ha devuelto a estos dos retablos su correcta legibilidad estética, recuperando sus colores originales y corrigiendo deformaciones que empañaban su verdadera calidad.

Restauración de materiales metálicos, tapices y textiles y restauración pictórica son las principales disciplinas formativas en las que se centra la Fundación, una institución que lleva 21 años trabajando por la conservación del patrimonio cultural de Albarracín.

Además de las labores de restauración arquitectónica y pictórica, también se organizan exposiciones, conciertos y otros eventos de trasfondo cultural.

Etiquetas