Impresiones aragonesas en el cara a cara con Phil Hogan

En su visita a España, el comisario de Agricultura mantuvo encuentros con COAG y UPA. En ellos estuvieron sindicalistas de Aragón como Marcos Garcés y José M. Roche.

Marcos Garcés, junto a Miguel Blanco, y la delegación de COAG que se reunión con Hogan.
Uaga-Coag

Tras el rechazo que había despertado entre el sector agrario español el recorte previsto en los presupuestos de la PAC y las medidas incluidas en los textos legislativos presentados por la Comisión Europea para reformar la Política Agraria Común, el comisario del ramo, el irlandés Phil Hogan, aterrizó en Madrid el pasado lunes con un discurso con el que (quizás) quería apaciguar los ánimos de agricultores y ganaderos.

Su agenda incluía un encuentro con el ministro de Agricultura, Luis Planas, y una intervención en el Congreso de los Diputados, pero el dialogante Hogan accedió además a verse cara a cara con las organizaciones agrarias. Unos encuentros en los que Aragón también estuvo presente.

Con la delegación de COAG, encabezada por su secretario general, Miguel Blanco, participó el turolense Marcos Garcés, en su calidad de coordinador del área de Jóvenes de la organización nacional.

«Es amable, hizo un hueco en su agenda y nos escuchó», reconoce Garcés, quien explica que Hogan, que les aseguró que también está en contra de recortar el presupuesto, aseguró que, aunque puede que no sea tanto como el anunciado, habrá que asumir un descenso de los fondos para hacer frente a los nuevos retos europeos y al ‘brexit’.

Garcés trasladó a Hogan las preocupaciones de los jóvenes agricultores (de todo el país), para dejar claro al comisario europeo que a este colectivo no le gustan los derechos históricos porque dado que las ayudas son públicas, la PAC tiene que ser una política de presente y de futuro, no de pasado. «Recalqué que las referencias históricas alteran la libre competencia incluso entre los productores de un mismo territorio», explica el joven, que sabe bien de lo que habla porque precisamente en Aragón los agricultores turolense se siente agraviados con el sistema de reparto de ayudas, más elevado en las otras dos provincias aragonesas.

Garcés alertó al político irlandés de la importancia de la agricultura como vertebradora del territorio y factor esencial para fijar la población, en todo el territorio nacional. Pero lo hizo desde su propia experiencia. «Le conté que yo soy de ese Teruel despoblado en el que es imprescindible una agricultura con valor añadido. Y le dije que la actual PAC desincentiva a todo el mundo a quedarse en el medio rural, y más a los jóvenes», señala Garcés, que destaca que su organización pidió además la democratización de la tecnología, una apoyo más decidido a los jóvenes que se incorporan y, sobre todo, una definición clara del agricultor genuino, ese concepto que servirá para priorizar las ayudas.

«Nos dijo que estaba de acuerdo con el 95% de los planteado», dice el joven turolense, que ahora espera que este apoyo se traduzca en medidas.

«Echa muchos balones fuera y deja todo en el aire haciendo únicamente planteamientos generalistas», explica José Manuel Roche, el secretario general de UPA en Aragón, que participó en el encuentro que la organización estatal mantuvo con Hogan.

Roche mostró al comisario las dudas que le suscita la definición de agricultor genuino, la distribución de las ayudas a las primeras hectáreas y los planes estratégicos para los Estados miembros, pero el sindicalista aragonés asegura que las respuestas que le trasladó el comisario «fueron laxas y echando balones fuera».

Y la impresión que Roche se llevó tras el encuentro cara a cara es que la Política Agraria Común camina decididamente, a largo y medio plazo, hacia una renacionalización que incluirá la cofinanciación de cada uno de los países.

Más información en el Suplemento Heraldo del Campo

Etiquetas