Microengaño, la nueva forma de ser infiel... sin saberlo

Nacido de la actividad de los usuarios en las redes sociales, este término hace referencia a la acción de revisar, con frecuencia, el perfil en redes sociales de una tercera persona a escondidas de la pareja.

Se trata de acciones digitales a las que una parte de la pareja no da importancia, mientras que la otra puede llegar a considerarlas una infidelidad.

Internet y las redes sociales han cambiado por completo el modo en el que se relacionan los seres humanos. Entre los vínculos que se pueden establecer a través de la red, además de los amistosos y comerciales, también pueden generarse algunos de tipo amoroso y, en caso de mantener una relación en la vida real, de infidelidad. 

Nacido de la actividad de los usuarios en Facebook, Instagram o Snapchat, entre otras plataformas 'online', el microengaño es un nuevo término que hace referencia a la acción de revisar, con frecuencia, el perfil en redes sociales de una tercera persona a escondidas de la pareja. Al menos, así lo consideraron las 7.000 personas consultadas por la página web de citas Victoria Milan y NextLove.

Además, los resultados de esta encuesta sacaron a la luz algunos de los microengaños más extendidos, como tener un perfil activo en páginas de búsqueda de pareja, enviar a un tercero contenidos de tipo sexual, guardar contactos telefónicos con nombres falsos o dar 'me gusta' a una publicación antigua de alguien.

Se trata, entonces, de acciones digitales a las que una parte de la pareja no da importancia, mientras que la otra puede llegar a considerarlas una infidelidad.

Buscar el amor en internet

Aunque muchos todavía prefieren los métodos de 'ligoteo tradicionales', basados en el contacto y en las antiguas tácticas de cortejo, cada vez son más los que se crean un perfil en las páginas y aplicaciones de búsqueda de citas 'online'.

Aún así, una encuesta elaborada a lo largo del verano pasado por Beefeater y Domestic Data Streamers, revelaba que el 91,5% de los jóvenes españoles, nacidos en los años 80 y 90, eligen el 'tú a tú' a la hora de lanzarse a la conquista, frente al 8,5% que prefiere hacerlo a través de Tinder.

- Ir al suplemento Heraldo Joven

Etiquetas