Las farmacias aragonesas se suman a la lucha contra el tabaco

Este mes de mayo el Colegio Oficial de Farmacéuticos de Zaragoza promueve una nueva campaña: ‘Dejar de fumar, más fácil con la ayuda de tu farmacia’.

Las farmacias aragonesas se suman a la lucha contra el tabaco
C.I.

El pasado 31 de mayo, con motivo de la celebración del Día Mundial Sin Tabaco, el Colegio Oficial de Farmacéuticos de Zaragoza (COFZ) iniciaba una nueva campaña que lleva por lema ‘Dejar de fumar, más fácil con la ayuda de tu farmacia’. Según fuentes del colegio, cada año más de 50.000 personas mueren prematuramente en España debido al consumo de tabaco. “La mitad de las personas que mueren debido al tabaquismo han perdido una media de 20 años de vida. Y muchas personas y familiares ven seriamente disminuida la calidad de los años vividos”, añaden.

Por este motivo, este mes de mayo vuelven a activar este proyecto que se inició en 2013 con el objetivo es hacer llegar a los aragoneses la Guía ‘Tu farmacéutico te ayuda’ y dar a conocer los servicios que realizan desde las farmacias aragonesas para aquellas personas que sueñan con quitarse este mal hábito. En la actualidad participan en la iniciativa las más de 730 farmacias esparcidas por las provincias de Zaragoza, Huesca y Teruel.

“Hacemos un seguimiento desde la propia farmacia a todas aquellas las personas interesadas en dejar de fumar. Es tan solo uno de los servicios que ofrecemos más allá de la dispensación de medicamentos, y que la convierten en un centro integral para cuidar la salud de los ciudadanos”, asegura Pilar Labat, de la Farmacia Labat Casanova.

Una vez en la farmacia, la persona interesada se somete a dos pruebas: el test de Richmond, que permite conocer la verdadera motivación del fumador a la hora de dejarlo; y el de Fagerström, que sirve para valorar su nivel de dependencia a la nicotina, uno de los ingredientes que forma parte de cada cigarrillo, junto a otras sustancias como alquitrán o monóxido de carbono.

“Es muy importante saber en qué punto se encuentra la persona que pretende dejar de fumar definitivamente”, aclara. Por un lado está la precontemplación –cuando todavía no lo tiene muy claro aunque sí que se le pasa por la cabeza-, la contemplación y la acción. “El primer paso y el más fácil es reconocer los problemas que esta adicción puede ocasionar a nuestra salud y a la de las personas de nuestro entorno. Una vez tomada la decisión de abandonar el tabaco, es conveniente buscar apoyo profesional porque con esta ayuda se puede multiplicar por diez el éxito de este objetivo”, explica Labat.

El objetivo de esta campaña no es otro que el de lograr que los fumadores aragoneses logren apagar sus últimos cigarros. Una tarea harto complicada si tenemos en cuenta una de las mayores características de este hábito: su alto grado de dependencia. Este hecho, sumado a la capacidad y a la fuerza de voluntad de cada persona, hace que el tratar de acabar con el hábito tabáquico sin ayuda sea una tarea muy complicada.

“Una vez que dejas de fumar puede ser que se logre mantener el resultado o que haya una recaída. Es importante entenderla no como fracaso sino como un paso más a la deshabituación”, asegura la farmacéutica. Además, asegura que son numerosos los estudios que hablan de pacientes que sufren hasta seis recaídas antes de lograr dejar de fumar definitivamente. “La lucha es complicada pero es muy gratificante cuando se consigue”, concluye.

Otro de los factores que más preocupa a las personas que tratan de dejar el cigarrillo es el periodo de abstinencia. “Suele durar entre 3 o 4 semanas desde que tomas la decisión de no volver a fumar. Son las más complicadas y es muy importante tener fuerza de voluntad”, asegura Labat. Por eso, hay gente que lo consigue por sí misma, y otra que requiere de ayuda.

A partir de los estudios realizados en la farmacia, el farmacéutico aconsejará, en cada caso, los métodos o tratamientos más adecuados y eficaces para abandonar el tabaco. “Por supuesto, nosotros derivamos a aquellos pacientes que así lo requieran al médico, por ejemplo personas polimedicadas o con patologías cardíacas o metabólicas no controladas”, indica Labat.

Hombres y mujeres por igual

En cuanto al perfil de la persona que da el paso a la acción y decide dejar de fumar, según Labat, suelen ser hombres y mujeres por igual, de unos 35 años en adelante. “Los más jóvenes no se lo plantean todavía”, afirma. “En el caso de las mujeres suele ser un embarazo, por ejemplo, aunque también llegan casos por motivos de salud. Los motivos por los que uno fuma son personales, como también lo son por los que lo deja. Lo más importante es la motivación que le lleva a eso”, concluye Labat.

Por otro lado, la propia guía incluye información sobre algunas de las ventajas de dejar de fumar, independientemente del momento que sea, siempre es buen momento: “Mejorará tu aspecto personal, desaparecerá el mal aliento y el mal olor de tu ropa y de la casa; tu piel también lo notará, estará más hidratada, tersa y con menos arrugas; ahorrarás dinero para poder darte un capricho”, y también, otros datos sobre las mejoras de salud: “Se regulará tu tensión arterial y tu frecuencia cardiaca a los 20 minutos de no fumar, recuperarás el gusto y el olfato pasadas 48 horas y se iguala el riesgo de padecer cáncer de pulmón y otros tumores al de los no fumadores, pasados 10 a 15 años sin fumar”.

Etiquetas