Tres años tejiendo por los bebés prematuros de Aragón

En abril de 2015 nace Estelar, un proyecto sin ánimo de lucro cuyo objetivo es humanizar el paso de los niños prematuros por la U.C.I.

Tres años tejiendo por los bebés prematuros de Aragón
Araprem

 

Más de 350 arrullos y 200 gorritos de varios tamaños son tan solo algunas de las entregas que realizaron las personas que colaboran de manera voluntaria con el proyecto Estelar, que este mes celebra su tercer aniversario desde que empezó a trabajar por humanizar el paso de los niños prematuros por la U.C.I.

¿La culpable? Pilar Guallart, abuela de prematuros que ha vivido en sus propias carnes la dureza de una experiencia de estas características. La idea nace en abril de 2015, e inicia su andadura en el hospital Materno Infantil del Miguel Servet de Zaragoza.

“Muy pronto el personal sanitario comenzó a sugerirnos elaborar otros objetos como fundas lavables para los rulos de contención, colchones y almohadas, cortinas de color para reemplazar la tela verde que se utiliza en el sistema de fototerapia o para cubrir las incubadoras, decoración de paredes y techos de la UCI… algo que nos pareció una buenísima idea”, relata.

El proyecto se hizo extensivo al Hospital Clínico Universitario Lozano Blesa de Zaragoza y en pocos meses, la acción de Estelar se amplió logrando el reconocimiento de las familias de los niños prematuros y del personal sanitario, hasta llegar a convertirse en un elemento habitual en la Unidad de Cuidados Intensivos Neonatales (UCI) y la Unidad de Cuidados Intermedios Neonatales (CIN).

Entre los productos más demandados, como sus kits de bienvenida, de bautizo o de duelo –en los que se incluyen además de arrullos y gorros, manoplas, patucos, adornos…- también se cuelan elementos más curiosos como alpargatas de baturro en miniatura, cuyo objetivo no es otro que adornar las incubadoras, o las sábanas y los elementos navideños.

Este mes de abril, más de 300 personas se daban cita en el Centro Cívico Almozara para celebrar los tres años de su creación, con juegos, talleres, música, espectáculos… “Más que estos tres años de vida, celebramos que seguimos adelante a pesar de las dificultades. La realidad es que no tenemos medios fuera de los propios que aportan las socias y algunas donaciones”, advierte la fundadora.

Guallart, que confiesa que estuvo a punto de tirar la toalla hace unos meses, asegura que fue el empuje de varias socias el que le llevó a continuar con esta empresa. “No lo hacemos por nosotras, sino por quienes van a vivir una experiencia tan complicada como nos tocó a nosotras. Queremos que sea, al menos, menos compleja y que sepan que no están solos”, añade.

Sin duda, otro de los mayores logros de Estelar ha sido el reto de llevar sus agujas y lanas de colores a prácticamente cualquier lugar, desde las residencias de ancianos a las asociaciones de vecinos, pasando por la cárcel de Zuera o, su última aventura, un grupo de estudiantes del CEIP Agustina de Aragón’ donde se ha creado un grupo de ganchillo.

“Cuando empecé solo era una abuela que quería tejer para su nieto. Ahora hemos conseguido poner a tejer a un grupo de 50 niños de un colegio zaragozano varios gorritos de colores que sustituirán las vendas de la cabeza de algunos de estos niños”, afirma.

Humanizar visualmente el hospital

“Pretendemos humanizar visualmente lo que las familias han de vivir en unos momentos tan duros. Ahora vas allí y ves cunas, ves cortinas, no aparatos y telas de quirófano”, añade Guallart. Por su parte, desde la Asociación de Prematuros de Aragón (Araprem) recuerdan que en la actualidad el 8% de los partos en Aragón son prematuros.

“Para las familias el apoyo emocional en una situación así es fundamental”, explica Beatriz Albiac, fundadora de Araprem e hija de Guallart. “Las personas afectadas valoran mucho la labor de estelar, porque su trabajo constante durante estos tres años ha permitido que la estancia en el hospital será diferente. Ahora se respira de otra manera”, concluye Albiac.

Etiquetas