El despertar de la vocación científica

Más de 50 alumnos de institutos aragoneses presentan sus proyectos innovadores a los investigadores del I3A.

Alumnos de Salesianos presentan su proyecto sobre centrales solares en África.
Guillermo Mestre

El espíritu innovador y la vocación científica está presente en las nuevas generaciones. Así ha quedado patente este miércoles en el concurso Innovatec, donde la cantera investigadora -compuesta por más de 50 alumnos del colegio Salesianos, Sagrado Corazón de Zaragoza y el IES José Mor de Fuentes de Monzón– ha presentado sus proyectos innovadores a los organizadores de la cita, los investigadores del I3A. En la primera edición de esta iniciativa, creada en el marco XV aniversario de este instituto de la Universidad de Zaragoza, el proyecto Car-gado del centro de Salesianos ha sido el ganador del primer premio.

Desde una prótesis que libera fármacos hasta un láser para acabar con la basura espacial. Las propuestas de los jóvenes de ESO y bachillerato se han caracterizado por su originalidad y el amor a la ciencia de sus autores. "Los chicos han planteado proyectos que tratan de resolver problemas de la sociedad", ha señalado Ignacio Garcés, el director del I3A tras la presentación de los seis proyectos, centrados en los ámbitos de salud y sostenibilidad. Según ha indicado Garcés, esta jornada ha servido para mostrar lo que se hace "a nivel de investigación", además de animar a los jóvenes a estudiar carreras científico-técnicas. "Ahora mismo hay una falta de estos profesionales", ha afirmado el director del I3A.

En el caso del colegio Salesianos la asignatura Cultura Científica cumple con el propósito de divulgar la ciencia. Este centro educativo ha presentado tres trabajos diferentes: el ganador Car-gado (un sistema de carga de vehículos eléctricos), Kcam (un dispositivo captador de metano gaseoso) y el proyecto Nueva África, de centrales solares y eólicas. La profesora María Pilar Catalán ha destacado la implicación de los alumnos "que nunca se habían tenido que enfrentar a un proyecto real" y, ha añadido que se ha despertado el gusanillo científico en más de uno. Por su parte, el colegio Sagrado Corazón de Jesús ha defendido dos trabajos: el primero sobre basura espacial, donde analizaron los problemas y propusieron un láser para eliminarla; y el segundo una prótesis sensible que libera fármacos. Mientras que el IES José Mor de Fuentes (Monzón) ha presentado Helper, un dispositivo para asistir a personas mayores y dependientes.

Por otro lado, mientras el jurado deliberaba, los jóvenes –para soportar tan larga espera– tuvieron la oportunidad de adentrarse en las profundidades de los laboratorios del I3A, donde quizá terminen desarrollando sus investigaciones algunos de estos estudiantes.

Etiquetas