El Ayuntamiento arregla la zona del patio del colegio Moncayo que se había levantado

Un padre y una profesora se cayeron en noviembre, y ambos permanecen todavía de baja como consecuencia de sus caídas.

El Ayuntamiento arregla la zona del patio del colegio Moncayo que se había levantado
N. B.

El colegio Moncayo de Tarazona ha retomado las clases tras la Navidad con una zona del patio renovada. Se trata de un paño de hormigón que se había levantado, provocando numerosas caídas, dos de ellas de carácter más grave en el mes de noviembre.

El Ayuntamiento de Tarazona se comprometió a arreglar la zona afectada y la obra se ha efectuado durante el parón escolar por las vacaciones navideñas. “Los paños estaban muy deteriorados y era un peligro para niños y padres, pero desde el Ayuntamiento nos veíamos imposibilitados a intervenir porque las competencias eran de la Consejería de Educación”, recuerda el concejal de Urbanismo, Luis José Arrechea.

Finalmente, tras una reunión con representantes de Educación, y otra con padres y la dirección del centro, el equipo de gobierno municipal inició los trámites para actuar. “Esperemos que durante este ejercicio 2018 vayamos de la mano para cada una de las acciones que son necesarias en el colegio, porque lo cierto es que es un edificio que ya va cogiendo muchísimos años y por lo tanto precisa reformas para adecuarlo a las normativas actuales”, señala Arrechea.

La causa del deterioro parece que hay buscarla en un árbol cercano, cuyas raíces habrían levantado el pavimento varios centímetros. “Hemos hablado mucho con DGA y con el Ayuntamiento porque llevábamos tiempo reivindicando esta actuación por la seguridad de las personas que aquí convivimos: padres, profesores y alumnos. Además de unificar el suelo, se ha quitado el árbol, así que se supone que el problema está solucionado”, indica la jefa de estudios del centro, Mariví García.

Es una solución en una zona concreta, porque lo cierto es que en otras partes se repite el mismo problema. “Un poco más adelante ya hay zonas que se empiezan a levantar y creemos que seguirán el mismo desarrollo”, confirma García.

Desde el centro educativo reclaman más mejoras en el patio y esperan que no haya que esperar tanto tiempo como ha ocurrido en esta ocasión, en la que además de la intervención del AMPA, hubo denuncias de padres a nivel particular.

Desde que el suelo se empezó a levantar, fueron frecuentes los tropezones y numerosas las caídas, dos de ellas con consecuencias. “Los niños se han caído muchas veces, pero afortunadamente no había pasado nada grave hasta que se cayeron dos adultos, un padre y una profesora que terminaron con huesos rotos y lesiones musculares, permaneciendo todavía de baja”, cuenta la jefa de estudios.

Ambas caídas tuvieron lugar en noviembre, y fue en el pleno ordinario de ese mes cuando el Ayuntamiento anunció su intención de actuar de manera inmediata.

Etiquetas