El sector turístico supera las expectativas iniciales y crece un 5% en la Semana Santa

La ocupación hotelera llega al cien por cien en el Pirineo y en Teruel y sobre el 80% en Zaragoza. La estancia media y el gasto por persona han subido en torno al 10% respecto al pasado año.

El castillo de Loarre ha recibido esta Semana Santa más de 6.000 visitantes.
Verónica Lacasa

Las previsiones iniciales para el sector turístico de la Comunidad Autónoma para este fin puente de Semana Santa se han superado con creces. Con un aumento del 5% en el conjunto de Aragón, llenos en el Pirineo, Bajo Aragón y varias comarcas de Zaragoza, un 80% de ocupación en la capital y con casi al 100% los alojamientos rurales en Teruel y Huesca y un 85% en el conjunto del territorio, los datos reflejan una temporada de récord. Según datos de diferentes asociaciones del sector, la estancia media y el gasto por visitante han subido en torno al 10% respecto a la Semana Santa del pasado año.

Roberto Pac, presidente de la Asociación Provincial de Hostelería y Turismo de Huesca, cifra en un 5% este incremento de turistas y calificó la Semana Santa de "histórica dentro de estos diez años de crisis". Aseguró que los primeros días de las vacaciones, de lunes a miércoles, la ocupación se situó en torno a un 60% y en los festivos se llegó prácticamente al 100%. "Las previsiones se han cumplido y quizá lo único negativo es que así como el gasto en alojamiento ha aumentado en todas las categorías de establecimientos, el consumo en restauración se mantiene estable", dijo.

‘Overbooking’ en Ordesa

Hay muchos ejemplos del aluvión en el Pirineo. Uno de los más significativos es que el sábado llegó a suspenderse el servicio de autobuses entre Torla y la pradera de Ordesa porque se había superado la capacidad máxima del valle (1.800 personas al mismo tiempo), algo que solo se da en días "muy puntuales", subrayó el alcalde de Torla, Miguel Villacampa, quien atribuyó gran parte del éxito a la meteorología "porque aquí dependemos al 50% del tiempo y para abril está siendo muy bueno".

Otro de los puntos de más atractivo turístico, el castillo de Loarre, espera cerrar la Semana Santa –contando el día de hoy– con más de 6.000 visitantes, una cifra similar a la del año pasado, según Roberto Orós, gerente de la empresa Loarre Turismo Activo. El viernes fue el día de mayor visitantes con 1.800. Para atender este aluvión reforzaron el personal hasta los 15 trabajadores.

También la estación internacional de Canfranc superó el millar de visitas durante los días del puente, agotando las plazas el jueves, viernes y sábado. "Si hubiéramos tenido capacidad para cinco veces más, se hubiera llenado porque ha sido sin duda una Semana Santa de las mejores de los últimos años. Hemos tenido esquiadores, pero la mayoría ha venido a disfrutar de la montaña y del patrimonio", explicó el alcalde, Fernando Sánchez.

Las aguas bravas también han sido una de las ofertas preferidas, como resaltó Inés Dewulf, presidenta de la Asociación Aragonesa de Empresas de Turismo Deportivo. "El año pasado ya fue una buena Semana Santa y este año ha sido muy similar con un balance muy positivo", señaló. En el caso de su empresa, Ur, situada en Murillo de Gállego, ha llegado a mover 250 personas al día.

En la provincia de Teruel, los hoteles rozaron el lleno de jueves a sábado convirtiendo a esta Semana Santa en la mejor de los últimos 5 años, según el presidente de los hosteleros, Juan Ciércoles. "Ha venido muchísima gente", destacó Ciércoles, quien abogó por "seguir rentabilizando paisaje, arquitectura y tradiciones para afianzar la economía".

12.900 visitas en Dinópolis

Por el parque paleontológico Dinópolis, en Teruel, han pasado estos días 12.871 visitantes, un 7% más que en 2016. El día de mayor afluencia fue el viernes, con 2.758. En el Maestrazgo, como explicó el hostelero Mariano Lecha, de Castellote, los restaurantes tuvieron que hacer varios turnos ante el incremento de clientes y el castillo de Alcalá de la Selva, que solo abre una hora al día, ha registrado más de 300 personas.

Etiquetas