El 27% del dinero para las comarcas saldrá de la dependencia y las ayudas urgentes

El acuerdo del PSOE con PP y Podemos reduce la partida de prestaciones que detraía el Gobierno, pero aun así se sacan de gasto social más de 7 de los 8,8 millones.

Casi un tercio del dinero que recibirán las comarcas saldrá de los fondos para la dependencia y ayudas urgentes. La modificación presupuestaria de 8,8 millones pactada por el PSOE con el PP y Podemos para pagar lo que la DGA les adeuda de 2015 sigue incluyendo 1,4 millones de prestaciones a dependientes, de los 3,4 que el Gobierno de Aragón pretendía sacar en la primera propuesta que tumbaron populares y podemistas hace un mes en las Cortes. Ello obligó a los socialistas a negociar cambios, aunque en el expediente que está previsto aprobar el lunes también se mantiene una merma de un millón de euros en ayudas familiares urgentes. En total, de las políticas sociales se detraen más de 7 millones.


El Ejecutivo de Javier Lambán hizo especial hincapié en su presupuesto en el incremento de las partidas destinadas a gasto social. También anunció medidas para hacer frente a la emergencia que viven muchas familias y a la larga lista de espera que soportan colectivos vulnerables para recibir ayudas, como los dependientes. Ahora, con el beneplácito del PP y Podemos, justifica los recortes con el argumento de que se mantendrá el destino de los fondos. El carácter finalista que desde el inicio impuso la formación morada ya ha suscitado dudas y quejas en algunas comarcas.


En la detallada explicación que el Departamento de Hacienda envió ayer a los grupos parlamentarios, excusa el tijeretazo en que no hará falta tanto dinero como el presupuestado (77,7 millones) si se tiene en cuenta el gasto del primer trimestre y la proyección para el resto del año. Es decir, como se han consumido 15,5 millones, sobrarían todavía unos 15 millones si se mantiene el mismo "volumen de gasto". Por ello, el Ejecutivo concluye que "hay margen".


Hace solo unas semanas, la consejera de Ciudadanía y Derechos Sociales, María Victoria Broto –que en repetidas ocasiones ha criticado que el Gobierno central solo aporta el 19% en lugar del 50% que debería–, insistió en que se va a "agotar" hasta el último euro del presupuesto destinado a esta ley. Y hay motivos, ya que Aragón está a la cola en las prestaciones que paga. En febrero, había 14.339 personas que seguían sin recibir la ayuda a pesar de tenerla reconocida –algunos desde hace años–, incluso más que en enero, con 13.980.


El mayor ajuste

El mayor ajuste que sufre la dependencia a costa de las comarcas se da en las ayudas al entorno familiar. De allí se sacan 750.000 euros y otros 653.778,65 proceden de prestaciones económicas vinculadas a servicios (centros de día, residencias, ayuda a domicilio, teleasistencia...).


Igualmente, se mantiene la intención inicial del Ejecutivo de destinar a las entidades supramunicipales el fondo de inclusión social y ayuda familiar, dotado con un millón. La DGA esgrime para vaciarlo que esta línea "no ha llegado a tener ejecución en años anteriores" y que "la previsión actual es reforzar las actuaciones vinculadas al Ingreso Aragonés de Inserción".


Menos becas universitarias

Otros 664.000 euros saldrán de becas y ayudas universitarias. De ellos, 564.000 se extraen de una partida que inicialmente contaba con casi 1,2 millones. Es decir, se rebaja a la mitad y el Gobierno PSOE-CHA reconoce que "el potencial número de beneficiarios quedará mermado". Pero "se considera suficiente", afirma, y en todo caso en ejercicios posteriores "se volverán a evaluar las necesidades no cubiertas en 2016", aseguran, pese a que los socialistas fueron muy críticos con el recorte del Ejecutivo central cuando Wert era ministro.


Los 100.000 euros restantes se detraen de una partida de 300.000 de ayudas universitarias convocadas este año por primera vez. Hacienda alega que se desconoce la demanda que tendrán.


Otros 1,4 millones salen de Educación, que reducirá en edificios y construcciones, transporte, instalaciones deportivas, promoción... En Sanidad, se quitan 700.000 euros de una partida de 850.000 para gasto corriente (energía eléctrica, que en 2015 solo supuso 145.000, según la DGA).


En el expediente presentado con los cambios, se reconoce que la cantidad transferida a las comarcas en 2015, 50,9 millones, es "sustancialmente inferior" a la de los ejercicios anteriores, pese que sus gastos son "similares" e "indispensables" para prestar los servicios de las competencias transferidas.

Etiquetas