Azajer advierte de que el 60% de los ludópatas que trata son jóvenes y habla de "pandemia"

Pide a la DGA que destine parte de su recaudación millonaria por juego a la rehabilitación y refuerce el control en los salones.

El director terapéutico y la presidenta de Azajer, José Martín y Esther Aguado, ayer en las Cortes.
J. I. Pérez

"Es un problema serio, muy grave, y se convertirá en pandemia porque hay muchos jóvenes afectados. Está descontrolado". Esta es la advertencia que lanzar ayer la presidenta y el director terapéutico de la Asociación Aragonesa de Jugadores de Azar en Rehabilitación (Azajer ), Esther Aguado y José Vicente Martín, quienes subrayaron que el 60% de los ludópatas que tratan en la actualidad son jóvenes de hasta 35 años, muchos de ellos menores. Ante la comisión de comparecencias de las Cortes de Aragón, reclamaron a la DGA que destine una parte de la recaudación millonaria por las tases del juego a la rehabilitación de enfermos, además de exigir un mayor control de los salones de juego.


Hasta 137 de los 228 personas sometidas a tratamiento en Azajer a lo largo de 2015 son jóvenes con menos de 35 años que se han enganchado al juego, fundamentalmente, al póquer ‘online’ y las apuestas deportivas. Y lo peor es que con las nuevas tecnologías la adicción se presenta con mucha más antelación, ya que hay adolescentes que se inician en el juego con tan solo 13 años. De hecho, una decena de los ludópatas en terapia son menores. "Son todo chicos que empiezan viendo los partidos en los salones, luego hacen pequeñas apuestas y al final se acaban enganchando pese a que no tienen ni permitida su entrada a los locales", lamentó Aguado, quien reclamó un refuerzo de la unidad especializada en juego de la Policía adscrita para incrementar el control sobre los salones.


Los dos responsables de Azajer urgieron también a la Administración a elaborar un estudio epidemiológico sobre la incidencia de la ludopatía, ya que el último lo hizo la Universidad de Zaragoza en el 2000. Entonces, se detectó que uno de cada diez aragoneses tenía problemas con el juego, una adicción que, a su juicio, se ha agravado con la irrupción del juego por vía electrónica y las apuestas deportivas. "Otro estudio del Ayuntamiento de Zaragoza señaló en 2014 que la tercera dependencia en la capital es el juego", recordó Martín.


Los datos oficiales de la DGA constatan que mientras el resto de modalidades se han hundido, la apuesta deportiva no para de crecer desde que la DGA autorizó su implantación en casinos, bingos y salones de juego en la primavera de 2011. Si en el primer ejercicio se facturaron 6,4 millones de euros, el año pasado se cerró con un volumen de casi 48 millones, lo que supone que el dinero apostado se ha multiplicado casi por ocho en solo cinco años.


El diputado socialista Enrique Pueyo aportó en su intervención los últimos datos sobre menores y juego en Aragón, fruto de una encuesta nacional en la que participaron 2.710 estudiantes de entre 14 y 18 años de 60 colegios de la Comunidad entre finales de 2014 y principios de 2015. Los resultados constatan que el 10,3% de los estudiantes manifiesta que había jugado dinero a través en internet en el último año y otro 24,4% mediante modalidades presenciales.


Falta de financiación

José Vicente Martín denunció que deben asumir el tratamiento de la ludopatía como "único servicio de este tipo en Aragón" sin disponer de los recursos económicos necesarios, cuando la competencia es autonómica. Así, lamentó que el único dinero que reciben es para programas de prevención, ya sea de la Dirección General de Interior (30.000 euros) o de Salud Mental (otros 14.750). A este dinero se suma otra partida de algo más de 4.000 euros de la DGA y otros 15.000 adicionales del Ayuntamiento de Zaragoza.


Por ello, exigieron la firma de un concierto con Sanidad que garantice unos ingresos por cada paciente atendido, de forma que se salven del cierre, tras haber tenido que despedir en 2015 a dos de los seis trabajadores en plantilla. Desde el Departamento de Sanidad aseguraron ayer a este diario que no lo tienen previsto y señalaron que, en todo caso, debería salir a concurso para cumplir la ley. Además, señalaron que los casos que detectan se tratan a través de las unidades de salud mental y adicciones. "No se plantea nada específico con la ludopatía", apostillaron.


Por su parte, los grupos parlamentarios reconocieron la labor social que desarrolla la asociación, hasta el punto de considerar sus reivindicaciones "justas y adecuadas".

Etiquetas