Goleada para la historia

El Madrid endosa en el Bernabéu nueve tantos al Granada, cinco de Cristiano Ronaldo.

Cristiano celebra su quinto gol ante el Granada.
Fernando Alvarado/Efe

<div style="text-align: justify;">Volvió James Rodríguez dos meses después, pero, aparte del colombiano, asistente genial en el segundo gol, quien realmente volvió fue el mejor Cristiano Ronaldo, el delantero letal e insaciable, el eterno devorador de récords, que se aprovechó de la visita del débil Granada al Bernabéu para revitalizarse y revitalizar a un Real Madrid que ha recuperado la autoestima y la ambición para lanzarse a por un pleno de 30 puntos e intentar arrebatarle la Liga al Barça. Selló el equipo blanco con mucha facilidad los tres primeros en su reto final hacia el título gracias a un repóquer de Cristiano, que regresó pletórico al coliseo blanco tras el clásico para reencontrarse a lo grande con el gol, cuando en los cuatro partidos anteriores ante su afición sólo había marcado uno, y de penalti, y reconciliarse también con el Bernabéu.


Ante una de sus víctimas preferidas, marcó cuatro tantos el crack portugués en sus cuatro primeros disparos a puerta, y no descansó hasta conseguir el quinto, para liberarse, firmar un nuevo hito en la historia del Real Madrid y de la Liga, animar otra vez la lucha por el título, y también la pelea con Messi por el ‘Pichichi’ y la Bota de Oro, que vuelve a presentarse apasionante. Con Cristiano resucitado y lanzado, el Real Madrid se contagia y es otro, igual que es muy diferente este equipo de Carlo Ancelotti que en poco se parece ya al de principios de año.


También con el imprescindible Modric ya a pleno rendimiento, y recuperado James, quien, aunque le falte entrar en la dinámica, fue titular por la banda izquierda del medio campo en lugar del sancionado Isco y firmó una muy buena primera hora, en la que el conjunto blanco, sin demasiado esfuerzo, le dio una paliza de otros tiempos al Granada, cayéndole los goles en cada ataque.


Con Cristiano escorado a la izquierda, por donde el Madrid le hizo un roto al rival con Marcelo y James, pero muy tirado al centro, para convertirse en ocasiones el luso en un ‘9’ puro. Con una enorme pegada, para alcanzar ya las 36 dianas y transformar los pitos que le dedicaba el Bernabéu de nuevo en admiración.

El equipo nazarí de Abel Resino, después de llegar muy fácil en los primeros minutos y dejar en evidencia a un Real Madrid que no replegaba nada bien, fue abrumado después por un conjunto que cuando puso una marcha más tiró de velocidad y gol para machacar al rival. Desde el primer tanto de Bale que abrió el marcador y que provocó el hundimiento del Granada, hasta el 4-0 con un triplete de Cristiano, el Madrid fue un huracán frente a un adversario para el que éste no era un partido de su Liga.


Aunque el Madrid jugó un partido notable –incluso con tres cambios y descenso de ritmo tras el descanso marcó cinco goles–, el Granada siempre dio facilidades, con tanto incluido en propia puerta, y fue Cristiano quien eclipsó por completo al resto de un equipo que ha recuperado la solidez y claridad en el medio campo con Modric y también la mentalidad y la fe, porque no piensa que ganar la Liga sea una utopía. Ante rivales como el Granada, el camino se convierte en una alfombra roja, y más, cuando se dispone de tantísima pólvora arriba, porque en cinco minutos, como hizo Benzema después de estar desaparecido, pueden caer un par de ellos. Así, la ‘BBC’ llegó a marcar ocho de los nueve goles del Madrid. Al menos el Granada, entre la humillación, se llevó el del honor.</div>

Etiquetas