Apoyo financiero a la pyme y creación de empleo

En Aragón, entre pymes, microempresas y autónomos hay algo más de 88.000 empresas que constituyen el 99,9% del tejido existente.

Apoyo financiero a la pyme y creación de empleo
Oliver Duch

Las grandes empresas y las multinacionales son intensivas en capital y en tecnología, pero no en empleo; la globalización y las nuevas tecnologías no colaboran mucho en esta dirección en cualquier tipo de empresa. Si bien, no es menos cierto que estas grandes empresas y las multinacionales son fundamentales para crear empleo en ocasiones específicas como cuando realizan inversiones directas en el extranjero, IDE. Ojalá volviera a realizar un planteamiento similar otra multinacional en Aragón como en su momento General Motors España a finales de la década de los setenta y principios de los ochenta del pasado siglo, ahora Opel España, de manera que podría reducirse prácticamente a la mitad el paro en Aragón.


Desafortunadamente no es sencillo conseguir atraer grandes inversiones directas que generen tales buenos grandes impactos positivos en el empleo y arrastren en una senda positiva los indicadores económicos, financieros, fiscales, sociales y medioambientales si analizamos la operativa empresarial en contexto amplio de Responsabilidad Social Empresarial, RSE. Por eso es fundamental, entre otros aspectos, sin descuidar negociaciones e incentivos a la atracción de IDE, incidir en la pequeña y mediana empresa, pymes, microempresas y autónomos, ya que suponen aproximadamente las tres cuartas partes del empleo privado y la mitad del producto interior bruto en los diversos países de la Unión Europea.


Todo ello con diversos sesgos y matices, como el caso de España comparado con Alemania, donde tenemos el doble de pymes, pero aportando la mitad de valor añadido, y todo ello en un contexto en el que nuestra población es la mitad que la germana, lo que nos indica que debemos seguir una senda persistente en ganar tamaño y eficiencia.


En Aragón, entre pymes, microempresas y autónomos, con entre 0 y 249 asalariados, tenemos algo más de 88.000 empresas que constituyen el 99,9% del tejido empresarial existente. Las microempresas, entre 0 a 9 asalariados, son algo más del 95%, tres puntos por encima de la media en la UE.


Se podría decir que es poco menos que imposible una buena recuperación económica, la reducción de la creciente desigualdad y el aumento de la pobreza si no se puede reducir de manera muy significativa, persistente y rápida la impresionante tasa de paro, por lo que es fundamental el apoyo a la creación y crecimiento de las pymes. Por supuesto también a microempresas y autónomos. Ese apoyo tiene que ser masivo desde todas las instancias, especialmente de Gobierno, tanto a nivel laboral como administrativo, fiscal, comercial, financiero y de todo tipo.


Desde la perspectiva de la financiación empresarial, dado que podría existir una demanda de crédito solvente no atendida convenientemente para las empresas de reducido tamaño, es prudente y razonable seguir avanzando en una triple vertiente, tanto a nivel de instituciones financieras públicas y privadas, como de mercados, así como de instrumentos financieros.


Y todo ello en un contexto de búsqueda de menores exigencias burocráticas y administrativas a todos los niveles, así como de menor coste de financiación, como las alternativas que presentan determinadas plataformas y mecanismos como las microfinanzas, el mercado alternativo de renta fija, MARF, ‘crowfunding’ y otros. La Fundación Aragón Invierte es un claro ejemplo en este contexto buscando la conexión de inversión y tecnología incipiente innovadora con financiación alternativa no tradicional de los denominados ‘business angels’.


Financiación de la banca


Aparte de la intermediación financiera del sector privado de la banca, que va a tener muchos más recursos financieros para prestar en cuanto se pongan en marcha en marzo del 2015 los programas mensuales QE del Banco Central Europeo, con relación a medidas financieras desde el sector público de apoyo a las pymes tendríamos fórmulas de financiación en las que debemos continuar avanzando, ampliando y diversificando instituciones nacionales como el Instituto de Crédito Oficial, ICO.


Y en el marco de la UE, el Fondo Europeo de Desarrollo Regional (Feder) y el Banco Europeo de Inversiones (BEI) juegan un papel fundamental, destacando la reciente puesta en marcha de ‘Iniciativa Pyme’ de manera que Aragón a lo largo de 2015 podrá acceder a créditos en condiciones favorables con una inyección financiera del orden de más de 100 millones de euros. Las empresas y los emprendedores van a tener en consecuencia diversidad de fuentes financieras, mercados e instituciones, y el crédito tiene que fluir de una vez por todas con resultado final de crear empleo.

Etiquetas